"...Y es que en la noche hay siempre un fuego oculto". Claudio Rodríguez








viernes, 23 de agosto de 2019

Adan Kovacsics habla de Karl Kraus: estar atento al lenguaje




Que este personaje me inspirara el título del blog hace por ahora trece años no deja de sorprenderme. La razón es muy sencilla. Aunque el saber y la actividad de Karl Kraus me sobrepasaba entonces y sigue superándome ahora,  en aquella época yo leía cosas suyas, de las cuales me llegaban más los aforismos, pensamientos y glosas que los artículos más profundos sobre las circunstancias sociales y políticas de Centroeuropa y más en concreto de Viena y su sociedad. No era ajeno a aquel interés lo que también había escrito sobre Kraus mi amigo Paco Fernández Buey, a la sazón riguroso estudioso de las relaciones entre moral y política, además de sobre el papel de la ciencia y la técnica en el desarrollo del conocimiento humano. No en vano Fernández Buey publicó el libro Poliética en el que habla sobre el pensamiento y acción de Kraus, además de otros personajes tan influyentes como Hannah Arendt, Bertolt Brecht, Simone Weil, Primo Levi y Georg Lukács. Reconozco que lo que más me deslumbraba de Karl Kraus es que hubiera sido capaz de mantener a su costa, y prácticamente entera escrita por él, y con los riesgos y sinsabores consiguientes, la revista Die Fackel durante treinta y siete años. Hasta que una bicicleta que le atropelló le causó lesiones que acabaron produciendo su muerte. Era esa persistencia, tenacidad, heterodoxia, visión independiente y sin limitaciones externas, su interés preciso sobre el uso del lenguaje, y su capacidad fustigadora sobre la realidad de su tiempo lo que más me cautivó. ¿O se trataba además de un ejemplo y acaso un modelo que había que imitar a la escala personal por más pequeña que fuese?

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo; la otra mitad indignándose, que adopté como lema e inspiración, es uno de esos aforismos que deja leve y flotante, casi metafísico, al microcuento tan repetido del, por otra parte, magnífico Augusto Monterroso, aquel que dice cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí. Expresión minimalista que tanto gusta a los partidarios de la abstracción etérea. Lo que sigue aquí, en este lado del sueño del dolor, de la explotación y de la mentira, es la capacidad confusa de la resistencia y el cabreo digno sin fin.

Aprovecho que este domingo 25 de agosto se cumplirán siete años del fallecimiento del profesor Fernández Buey (Palencia, 1943- Barcelona, 2012), para no solo vincularlo a Kraus sino homenajearlo con el recuerdo de las batallas pasadas -y perdidas- y la afectuosa atención e interés de colaboración que siempre mantuvo con nosotros, los viejos resistentes defensores de causas éticas que ya no se llevan.

Adjunto una entrevista interesante a Adan Kovacsics, importante traductor de nuestros días, sobre la personalidad de Karl Kraus. La editorial Acantilado tiene en su fondo un libro con una selección de artículos de la revista Die Fackel al cuidado de Adan Kovacsics. 







DECLARACIÓN
(Poema de Karl Kraus)


Sólo soy uno más entre aquellos epígonos
que en la antigua casa de la lengua han vivido.

Mas dentro tengo mi propia vivencia,
escapo por fuerza y destruyo Tebas.

Aunque tras los viejos maestros venga,
vengo a los padres de forma sangrienta.

Hablo de venganza y vengo la lengua
en todos esos que la hablan y mentan.

Sí, epígono: intuyo lo digno del pasado.
Mas vosotros sois los informados tebanos.




18 comentarios:

  1. Estupenda entrada Fackel.
    Gracias.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces hay que contar anécdotas...Gracias a ti.

      Eliminar
  2. Suponía que el ´titulo de tu blog hacía referencia a la crítica, y la dialéctica, del gran editor, filósofo y poeta.

    Vaya desde aquí mi agradecimiento por habernos acercado a tal pensador. Ese diario " Die Fackel" ha de ser un pozo de sabiduría, seguro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No son fáciles de leer los textos de Die Fackel para nosotros, sencillamente porque nos exigen conocer la situación de aquella parte de Europa, algo que se nos escapa. Y porque como dice Kovacsics su forma de escribir nos desborda. Recomiendo sobre todo sus glosas o aforismos, aunque al fin y al cabo acercarse a lo que expone un señor no implica tener que darle la razón. Pero te aseguro que visión y perspectiva tenía mucha, y profundidad de campo al analizar o percibir las cuestiones.

      Eliminar
  3. Se agradece la información. Me agrada salir de mi “mundo voluntariamente diversificado para ampliarlo y seguir cotejándolo con nuevo material”. La limitación es que se trate de la misma persona (la propia), la que, ilusión entre ilusiones, deba considerar en propiedad. No extiendo esta sensación por respeto ajeno y por admiración a tantos dignos ajen@s, en diversos sectores la mayoría desconocidos, que la vida ha ido tallando..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cuestión es que muchos dignos del siglo pasado son unos desconocidos en estos tiempos y generaciones presentes de ausencia de pensamiento y liquidez reflexiva. Y los tiempos se están acelerando para peor a velocidades diarias.

      Eliminar
    2. Pues ya he podido ver el vídeo. Desde un espacio público de la Comunidad Europea en Frankfurt, nada menos! ... Esta vez he pillado una buena ocasión. Karl Kraus se me antoja una muestra súper interesante de alguien que parece gustaba bordear las sombras. Mi duda es si conseguiría destriparlas antes de fallecer o estas lo absorberían en su seno. Nunca lo sabremos. Ahora comprendo mejor tu enfoque. Que qué hago por aquí aterrizada casualmente y leyendo a cierto sajón del s. XIX ? Pues observar las sombras chinescas de mi cosecha, entre otras cuestiones para intentar sanar el telón de fondo que hace de escenario puntual! ...por pura casualidad claro, que andaba recientemente bien metidita en mi hoyo nacional.
      Considerando que paseo por una calle dedicada a Kant y por el Paseo de los Filósofos (Philosophenweg) y me doy de frente con el cartel de un chispas de la construcción apellidado Jung! Entra el choteo mental. Ja puñeteras casualidades hermano.

      Eliminar
    3. Bueno, ya veo que por fin hay internet en Franfurt am Main, jaj. Lo del espacio público de la UE ¿qué será? ¿Hay algún equivalente en la madre patria?

      Paseo de los Filósofos, nada menos. Cómo venden imágenes cultas (¿de superhombres?) estos alemanes, y me pregunto también si ese paseo y esa nomenclatura existiría en los años 30, antes de la irresistible ascensión de los Arturo Ui.

      Jung te persigue a todas partes, hermana; que tu sajón decimonónico te procure satisfacción y goce.

      Eliminar
    4. Afirmativo respecto al nombre de las dos calles: la de Kant y el camino de los filósofos situadas en un pueblo muy medieval cerca debFrankfurt que no fue bombardeado . El cartel del chispas no, evidentemente!

      Eliminar
    5. Pues sería una excepción a la devastación ese pueblo.

      Eliminar
  4. Tuvo suerte en morir pronto, en 1936, antes del Anschluss de 1938 ya que su destino hubiera sido más que terrible. Freud tuvo que huir de Viena a Londres. Me has alumbrado a intelectual que desconocía, a pesar del interés que me suscita la Mittleeuropa y la Europa del este. Lo leeré, de momento no puedo decir nada de él. Me asombra la potencia de los intelectuales de la Europa de aquel tiempo. Ahora, en la era digital, ¿hay pensadores de su talla? Me temo que no. Pero no sé si es una especie de nostalgia sobrevenida por sentirme perteneciendo a aquel mundo centroeuropeo. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo pensé cuando leí lo de su muerte en vísperas de la gran tragedia. No es un autor fácil y además está muy centrada su obra en todo el proceso de fin del dominio Austrohúngaro, en las fuerzas internas de Austria y países colindantes, algo sobre lo que sabemos poco. Lo que dices: los intelectuales y la cultura moderna de Alemania y Austria era potente, y sin embargo no bastó para frenar la serpiente que estaba incubando sus huevos. Además de pintores, escultores o arquitectos avanzados, la literatura y la ciencia dieron grandes representantes, extendiendo estos a toda MittelEuropa. Supongo que hoy hay gente de talla, no sé si de tanta influencia y además los receptores pasamos mayormente y los mdios no prestan sino atención limitada. Nuestra liquidez de pensamiento tampoco exige. Al final la sociedad masa pedirá lo más simple: salvadores, delegará una vez más todo el poder colectivo en algún grupo de charlatanes y a repetir la historia para mal. Prefiero equivocarme, sí, quiero equivocarme.

      Eliminar
  5. Algunas cualidades que describe de kraus las reconozco en este blog. He mirado y descargado algo de su amigo Fernández Buey. Buen coco, cuando pueda me pongo con él.
    Gracias, muchas gracias y larga vida al blog.

    Adriana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te puedo asegurar que de una honestidad y entrega calmada fuera de serie. Siempre dispuesto a participar en un coloquio o aportar un texto. Y sobre todo siempre abierto a diálogo sin fin. La naturaleza física, que se rige por leyes ajenas a lo que llamamos el ser (el individuo, cultural y partícipe de una sociedad) es implacable cuando desata sus monstruos en forma de enfermedad. De vivir estos últimos años habría dicho cosas muy interesantes a tirios y troyanos que van de mercachifles de la política. Gracias a ti.

      Eliminar
  6. Gracias por compartir cultura, Fackel.
    Un beso emocionado de mi Eva ratón-de-biblioteca, que te adora...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso que llamamos Cultura, y que es la contribución del desarrollo y el hacer de la especie del Sapiens está ahí para ser conocida. Tu ratónbibliotecario debe tener acceso a mucho material para roerlo y alimentarse con él.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Ya sé que me he puesto un tanto nostálgico, ya sé, con Kraus, con Paco y con mis recorridos. Et tempus fugit, frater...

      Eliminar