La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose. Karl Kraus.



viernes, 19 de octubre de 2018

Aforismo de una gran broma




Si digo: estamos asistiendo a la quiebra de nuestras instituciones, ¿yerro? Si las instituciones entran en colisión con la ciudadanía y se doblegan ante el sistema y sus representantes fundamentales, la Banca, por ejemplo, ¿voy equivocado? Intuyo que no solo la Historia es una fenomenal mentira, sino que la vida cotidiana se confirma como una vana y dolorosa, quién sabe si no sangrienta incluso, ilusión. Ni el esfuerzo, ni el riesgo, ni el precio que pagamos por vivir con dignidad queda a salvo. Se lo van a llevar todo. Todo.

NB. Si alguien no entiende de qué hablo, que siga las últimas noticias de hoy.





6 comentarios:

  1. Son jueces y parte. Así jamás podrá haber justicia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo que el tema aún es más complejo en este caso. Mira las reacciones de la Bolsa, de la Banca y de los poderes ocultos, que supongo. O si no, ¿por qué el cambio de actitud? Para volverse loco uno, vamos.

      Eliminar
    2. Controla tus emociones, escritor. En el Mercado de Valores nada es como nos quieren hacer ver. ¿La razón del cambio del TS? Pues la falacia de la división de poderes de Montesquieu.

      Eliminar
    3. Demasiado controladas están para lo hirientes que resultan las agresiones. El Mercado de Valores sí que es una gran broma, no solo por mercado sino por el dominio del principio del trilero (aquí ya no controlo emociones) que aprovecha con oportunismo cualquier incidencia para disimular la especulación. Y sobre la división de poderes, ¿es falaz por ser montesquiesina o porque a la hora de la verdad no se cumple?

      Eliminar
  2. Mi aspecto aspergeriano me lo impide. Prefiero elegir mis sueños y quien pretenda despertarme a la realidad convencional estaría atentando contra mi libertad de ensueño, algo peor anduve haciendo al borrarme de un mapa que hace tiempo abandoné una vez convertida en carcasa amortizada. Muerta mejor que perdiendo tiempo y humor por motivos imperdonables. Lo cierto es que si me mataran de golpe me estarían haciendo un favor porque esto de irse muriendo poquito a poco se me antoja mucho peor y encima teniendo que escuchar tanta redundancia prepotente .... y omitiré más adjetivos!

    ResponderEliminar