.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








jueves, 2 de febrero de 2017

Nayat




¿Tenemos derecho a quejarnos de nuestras bacterias revoltosas o de los virus que nos incordian, propios de cuerpos de una aparente sociedad estable? Supongo. Pero entonces, ¿qué tipo de queja cabría esperar de quienes lo han perdido todo y encima se les niega todo allá donde van? Miro a Nayat y su mirada me toma, me supera, me enamora. La luz de sus ojos podría traslucir lágrimas, pero ella transmite fortaleza. La suya (la que tiene y necesita para sí) pero también la mía (la que a veces quiebra dentro de mí y necesito) Me aporta más: una sensación de bienestar auténtico. Esta propiedad no llega de posesiones ni de seguridades dudosas. Viene de una actitud expectante, serena, pasiva. Viene de un sencillo conato de sonrisa apacible. ¿Veis lo que es el azar? En este caso llamado Nayat.




10 comentarios:

  1. Es precioso lo que has escrito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mirada de esa niña desarma. Es tal vez la extraña y recóndita fuerza del que no tiene bienes.

      Eliminar
  2. Mucho que comentar y apenas cobertura. Tan solo añadir que quizás el instinto traspase la inocencia infantil en algunos casos, como parece en esta imagen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mundos risueños en medio de los infiernos.

      Eliminar
  3. Es la invicta fuerza telúrica, que se manifiesta en esa mirada como se manifiesta en esas diminutas plantas que emergen gráciles del áspero asfalto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Ojala conserve esa actitud íntima toda su vida.

      Eliminar
  4. Ante la mirada inocente, ante la bondad, ante la belleza todo se rinde.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa tríada conceptual que planteas me gusta.

      Eliminar
  5. De la imagen de Nayat y de tu reflexión, emerge la gran virtud de quien tiene todo perdido sin perder la esperanza; el mundo le cierra las puertas, pero ella sabrá encontrar una brecha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, cómo quisiera creer en lo que dices. Pero hay tantos como ella...¿habrá brechas para todos?

      Eliminar