.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








miércoles, 1 de febrero de 2017

Uno de febrero




De pronto siento la necesidad de no decir absolutamente nada. El mundo y sus circunstancias, por lo tanto las mías también, me dejan desnudo. Es decir, sin palabras.



(Dibujo de Julio Vaquero)



6 comentarios:

  1. Me parece que mi persona ya transmitió todo lo que circunstancia proponía, ahora, al fin y al cabo se reconoce parte de la misma y esperá disponer de wifi y tiempo a su favor en su día. No se interpreten estas palabras en términos políticos porfa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si fuera consecuentemente con mi pensamiento del post no debería decir nada ahora, oiga. Pero me hierve la sangre y no por la parte política, sobre la que soy muy pesimista, al menos a corto plazo. Volvamos a los clásicos y repensemos el mundo sobre lo presente, aunque bordeemos el abismo.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Nos pasan estas cosas a los descreídos, Carmela.

      Eliminar