La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







martes, 19 de julio de 2016

Errores





Va saltando por el ribazo. Risueño, capturado por la euforia natural, no advierte que los juncos y zarzales son un brindis al vacío. Los pies se hunden de pronto en el falso piso, y la terraza se resquebraja bajo su cuerpo frágil. Se asoma con imaginación volátil y cae. En el descenso, que no es vuelo sino precipitación, no sabe dónde está y el instante se prolonga, como si no existiera transcurso alguno. Ausencia de pensamiento en ese breve plazo, huida de toda memoria. El impulso agita vertiginosamente su corazón ligero, pero leal. Las zarzas espinosas amortiguan la caída y una vez allá abajo se anonada. Luego, espabila. Siente el cuerpo como siempre, no sintiéndolo apenas. Para él, el cuerpo es algo que debe pasar desapercibido, y que en ocasiones envía mensajes quebradizos, pero que está. Los arañazos que le producen las púas de los escaramujos y zarzamoras duelen, pero él agradece la bondad de que le esperasen para recogerle en volandas. El rumor del río lanza un grito agudo de frustración, reclamándole en vano. Se levanta dolorido, cojeando, mira sus brazos y sus piernas, se palpa la barbilla. Hay rojas caligrafías sobre su piel. Suspira. Luego  hace un guiño burlón a la corriente oscura, mientras los gritos de los demás acuden, más alarmados que él mismo, hasta su presencia a salvo.  El error, subsanado por el azar, ratifica su vida.



(Fotografía de Lucy Nuzum)




10 comentarios:

  1. Me ha gustado el texto, pero quiero destacar esa metáfora: "rojas caligrafías"...

    Saludos coridales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caligrafías físicas, en cuerpo y emociones, que nos acompañan a lo largo de la existencia. Gracias, Luis Antonio.

      Eliminar
  2. casuales, pero vivos,
    y al ras del devenir llevamos un sino utópico generalmente, pero el azar nos trae el trago desde la cachimba de la felicidad y nos creemos satisfechos,
    aunque la vida siga allí, tumbada y adelante
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una sorprendente dosis de bondad en el azar, Omar, hasta la fecha uno observa esto en su bagaje.

      Eliminar
  3. "Luego hace un guiño burlón a la corriente oscura..." Se puede existir, pero no vivir sin ese guiño.

    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La corriente oscura está siempre ahí, a la vera. Aquella vez fue real y no solo metáfora. Pero todos los días es real también, aunque no queramos percibirla. Salud y aguante, que vamos a necesitar kilos.

      Eliminar
  4. Suerte que el azar rectificó ese error de cálculo y bien por ese guiño a la negra corriente que denota saberse ganador de esa batalla.
    Me gusta mucho como escribes, Fackel, el tiempo y el ritmo de tus textos.

    Error y de los tontos, fue mezclar ayer en tu silencio algo que no venía a cuento, te pido disculpas, me di cuenta al leerte.

    Un abrazo y qué sigas guiñando a la negra corriente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero ese tipo de cosas me hacen pensar. Porque lo que es azar para uno acaso no lo es para otro. Quiero decir que hay factores cuyas realidades físicas pueden imponerse sobre el azar, por ejemplo un cuerpo más voluminoso, los aspavientos, la manera de caer, y nunca se sabe qué hay de casualidad y qué de factores que nos involucran de manera compleja.

      Anda, no veo por qué error tu comment, asociación de fechas y el valor también de las personalidades que pueden salvarse en este mundo hostil o de gallinas.

      Los guiños valen pero no siempre, ni mucho menos, están en nuestras manos. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Pese a cualquier error y avatar, no te quede la menor duda: afortunado.....y con diversos recursos personales....aunque te sientas pequeño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que encontrar la calma y la bondad de la cercanía siempre, que problemas por encima ya acechan. (Cómo comprende ahora uno aquella letra de la canción "Negras tormentas agitan los aires, nubes oscuras nos impiden ver...". Durante mucho tiempo me pareció un residuo, un recordatorio épico del tiempo pasado, de las aspiraciones insatisfechas, pero es que el panorama actual las revitaliza y ojala me equivocara, ojala no hubiera nubarrones, pero en la vida colectiva, como en el individuo, las tormentas se desencadenan, ¿efecto electricidad, intereses, desentendimientos?)

      Bueno me he ido de un tema a otro. También se va a necesitar mucha suerte POR PARTE DE TODOS para que las tormentas no nos barran.

      Eliminar