La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







lunes, 2 de noviembre de 2015

Somnia (Traición)















Dibujo letras para una tipografía nueva, pero me va saliendo un alfabeto que ni yo mismo sé pronunciar. De improviso aquellas letras rompen sus redondeces y confunden sus intersecciones, convirtiéndose en agujas que se clavan en mi cabeza pero también en las zonas más recónditas de mi cuerpo. Cuando despierto del sueño me sorprendo pronunciando extraños sonidos guturales.



(Ilustración de El Lissitzky)


6 comentarios:

  1. Reinventar el lenguaje es reinventar el mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y la evolución del mundo modifica el lenguaje, por lo que vemos.

      Eliminar
  2. Algunas son verdaderamente originales.
    Un 10 en semiótica.
    salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El vanguardista lo borda (para mi gusto) en este cuadro alfabético.

      Eliminar
  3. Por favor, conserva esta facultad.Crea un alfabeto en el que nuestros pensamientos se transformen en hermosas letras, que no sea necesario pronunciarlas para que los otros sepan de qué pie calzamos cuando las escribimos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, si uno fuera demiurgo (pero afortunadamente soy un mortal que disfruta con mínimos)

      Eliminar