La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







martes, 3 de noviembre de 2015

Somnia (Reencuentro)














Se presentaba delante de mí diciendo que era mi hermano, pero yo no le reconocía y me apartaba de él como si apestase. Al cabo de un rato llegaba de nuevo otro hombre con el mismo cuerpo que el anterior afirmando también que era mi hermano, pero éste llevaba por cabeza una soberbia máscara como la que utilizan los senufos. Nos abrazábamos y prorrumpíamos en gemidos de emoción por el reencuentro.



(Fotografía de Angèle Etoundi Essamba)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada