La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







martes, 17 de noviembre de 2015

Niebla: sólo silencio, sólo griterío












Entre el silencio y el griterío permanece la estupefacción. Se dirá que el silencio es más prudente, pero ¿es silencio reflexivo o silencio de pánico? Se dirá que el griterío es más valiente, pero ¿se trata de una expresión justa o es una batahola desafiante? Me niego a participar de las banderías vociferantes, me resisto a recluirme en el miedo que me anule. La niebla me hace pasar desapercibido todavía. Rechazo instalarme en el pasmo ridículo. Mamá no vendrá a salvarme (voz interior)





4 comentarios:

  1. El silencio activo: callar y hacer. Y la voz baja, siempre oportuna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una máxima sabia, que uno no siempre sabe aplicar, habrá que seguir intentándolo,

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Probablemente fecundo si sabemos aprovecharlo.

      Eliminar