La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







lunes, 16 de noviembre de 2015

Niebla: sólo discurso, sólo impotencia




No me quito la vieja impronta rabiosa, cultural, cuando escribo algo largo sobre el mundo (no tan largo) No me vacío de mi propio cesto de frutos inmaduros (por más que intento explicarme no logro catar la sazón adecuada) No me gusto cuando pontifico (no obstante haber procurado el alejamiento de tal actitud dominante) No me deja feliz bucear en el marasmo y la confusión (cuando emerjo mi mente sale embadurnada y esa sensación de no tocar nunca el fondo me agobia) Pero, protegido por la niebla benefactora, me exulto ante el hallazgo de una pequeña piedra que tallo en sillar que transformo en basamento que sueño que levanto en edificio, siquiera de modo circunstancial. Hasta que envejece nuevamente el material.



10 comentarios:

  1. Somos niebla. A veces, dejamos una pequeña huella en piedra. También pasará.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como en la piedra, hay fisuras, y no obstante luchamos contra el desplome. También se dará.

      Eliminar
  2. En tiempos ancestrales una joven de aspecto alegre alguna vez debió confesar de forma sucinta: Todo se reduce a ira y a soberbia.
    Nada mas? interpeló aquella enrejada mascara vacía.
    Pues no ir a misa los domingos, pero eso no es por pereza sino por ira y soberbia.
    La soberbia se podría aplacar con el conocimiento, la ira no, se puede domar pero siempre subyace aunque sea bajo la conveniente mascara de la vitalidad.
    BOIRA: A veces aparece como otro manto conveniente y hasta embellecedor por la falta de nitidez que imprime.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, la ira envenena, y que conste que no creo en la santa ira, que algunos pregonan desde sus púlpitos malsanos. Yo diría también que afea, pero los iracundos no quieren darse por enterados. (¿No será que la ira oculta y protege a la soberbia?)

      Eliminar
    2. A mí no me cabe duda, lo he comprobado.

      Eliminar
  3. los de sino de piedra, por duro que se precie, en granos de arena perdurará
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Partículas...tal vez, aunque depende el material de piedra, hasta las partes más minúsculas pueden disolverse.

      Eliminar
  4. "Hasta que envejece nuevamente el material". Y así es.Todo lo que construímos acaba envejeciendo.
    En tus escritos siempre encuentro sustancia filosófica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo observo, sólo deduzco, sólo me equivoco. Gracias.

      Eliminar