La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







martes, 13 de octubre de 2015

Somnia (Reencuentro)















Una niña me toma de la mano y me lleva hasta una mujer embarazada. Luego hace que toque su vientre grávido y que permanezca quieto. ¿Ves?, me dice. Estás ahí dentro.  



(Fotografía de Keith Carter)


9 comentarios:

  1. Pues mira a propósito de embarazos: resulta una recurrente en los míos parir criaturas de ambos sexos sin dolor y sin supuesto embarazo. Esta noche ha llegado el último, un lindo varoncito que no lloraba!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te creas, lo interpreto como la forma que tiene de resarcirse el inconsciente cuando la consciencia se siente obligada y constreñida a sequías creativas por motivos aburridamente materiales pero necesarios para la supervivencia. Además el cuerpo duele y se cansa, una frustración más a considerar.
      La criaturica no debió llorar porque el inconsciente era consciente que no le serviría de nada.
      Por lo demás todo sigue su curso adecuado.

      Eliminar
  2. Excelente microrrelato. El tiempo es así de frágil.

    ResponderEliminar
  3. Entregada la voz que narra primero a la mano infante y, luego, a la oscuridad que se esconde, podemos creer que estamos realmente fuera de lo que importa, solitarios entes que se saben otro respecto a la niña y el vientre. Misteriosamente solos y destinados a ser Mesías de nuestro propio parto... ¡¡ ya llego!! - grita sin que la niña se asuste o la mujer salga de misteriosas cuentas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, así es, misteriosa y miserablemente solos, me temo.

      Eliminar
  4. ¿Una reencarnación anticipada? O tal vez el hecho indiscutible de que todos formamos un todo y de que solos no somo nadie.

    Excelente micro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si como mito lo del eterno retorno sirve, o es aquello de estar volviendo a empezar cuando no nos gustamos a nosotros mismos. Lo que pasa es que el todo no satisface al uno, de ahí nuestro propio mendigar el re-comienzo imposible.

      Eliminar