La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







jueves, 8 de octubre de 2015

Somnia (Persecución)















Al abrir el trastero de la casona, que es una antigua escalera condenada, los cachivaches amontonados desordenadamente despliegan una nube de polvo y se transforman en sombras agitadas. Doy un portazo cuando desde el fondo superior descienden precipitadamente hacia mí unas voces estruendosas. El espanto me lleva a arrojar la llave al pozo de la huerta. Me despierto febril justo en el instante en que las sombras y las voces han escalado desde la obscuridad húmeda y siniestra, y están a punto de desbordar el brocal.



(Fotografía de Morley Baer)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada