La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







martes, 20 de octubre de 2015

Somnia (Logia)















Recorro la galería de los bustos y cada uno de ellos habla una lengua diferente, haciendo del rumor inicial un galimatías. A mitad de la exposición los pedestales se exhiben vacíos y más allá solo aparecen volúmenes de mármol brutos desordenados. La extensa logia termina en una pared ciega, abrupta, llena de aristas, como la base de una montaña que no conduce a ninguna parte.



(Fotografía de Lee Miller)


6 comentarios:

  1. Lo malo de esas montañas, además, es que muy difícil rodearlas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerda la canción: volvió a subir a aquel monte, volvió a subir a aquel monte, volvió a subir a aquel monte, ¿y qué creéis que vio?, al otro lado otro monte, al otro lado otro monte, al otro lado otro monte, mayor que el anterior.

      Eliminar
  2. Hablan lenguas diferentes y hacen ruído.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero todas callan también: acaso ése es el lenguaje donde encontrarse.

      Eliminar
  3. Las aristas, son las aristas, las que jamás han llevado a parte alguna.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero lo escarpado permite escalar, ¿no? Sin las aristas, ¿qué sería de nosotros? (Otro enfoque)

      Eliminar