La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







miércoles, 21 de octubre de 2015

Somnia (Crucigrama)















En un sueño me veía con Gemma haciendo un crucigrama que de por sí era extenso. A medida que cubríamos las casillas con palabras el crucigrama crecía más y más, sin que viéramos manera de terminar. Entonces Gemma me proponía que deshiciéramos el camino y comenzáramos a borrar verticales y horizontales, pero yo temía que me invadiera la impotencia. Entonces me ponía furioso y empezaba a romper el periódico, cuyas páginas se iban quedando en blanco como si jamás lo hubieran publicado. Debo aclarar que al despertar aquella mañana no me atrevía a bajar a por la prensa y la mujer del sueño tampoco estaba allí para ayudar a despejarme del todo.



(Fotografía de René Groebli)


2 comentarios:

  1. Suerte, has tenido mucha suerte. Jamás he logrado acabar ningún crucigrama, y estando acompañado... menos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que buscar los espacios adecuados para hacer crucigramas. La edad también hace mucho, por aquello de hacer trabajar las neuronas...y luego, la paciencia.

      Eliminar