La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







viernes, 30 de octubre de 2015

Somnia (Estanque)












Estoy en cuclillas al borde del estanque de la finca de mis tías y en esto que llega Gemma por detrás y me empuja. Caigo sobre la superficie de nenúfares y me hundo. Ella ríe, luego grita, se alarma y extiende sus manos para recogerme tras la invisibilidad de la pequeña selva acuática. Vadea bajo las plantas enganchando y desatando sus dedos de las raíces. Al final se aparta del saliente de la alberca y se sienta a orillas de la noche, esperando que yo dé alguna señal. No se la ve en absoluto alterada; tan sólo muerta de curiosidad.


(Fotografía de Lilya Corneli)


7 comentarios:

  1. Me he sumergido en ese estanque. Ahora estoy sentada junto a ella, esperando que emerjas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Hay algo más paciente que cuanto acontece en los sueños?

      Eliminar
  2. Paciente no se, pero desde luego si no se sale de un espacio acuático, sea cuento o realidad, lo tienes muy, pero que muy jodido.
    ... si tienes branquias me callo.
    Feliz día querido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mundo de los invertebrados y branquiales es amplio y uno a veces se siente tentado a pedir acogida en él.

      Eliminar
    2. Por pedir que no sea ... yo desearía una velada con mi vertebrado favorito Sean Connery
      Humm tentaciones ...

      Eliminar
  3. Los sueños son realmente algo curioso, suceden cosas que a veces te das cuenta que son sueños.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces pienso que si no nos acordamos mucho más de ellos debe ser para que nuestro cerebro mantenga la conciencia del límite. Un abrazo, Miquel.

      Eliminar