La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







sábado, 31 de octubre de 2015

Somnia (Cicatriz)















Varios hombres armados nos conminan a mi padre y a mí a que nos rindamos.Mi padre les dice: soy de los vuestros. Entonces ellos le entregan sus pertrechos, que mi padre tira, y se alejan. Yo le pregunto: ¿por qué les has dicho que eras de los suyos? Mi padre me muestra entonces una larga y profunda cicatriz en diagonal sobre el costado, mete sus dedos, los impregna de sangre fresca y me responde: ¿ves?, yo fui de ellos. Y masculla amargo: todos los que van armados son del mismo bando. El color rubí de su sangre me deslumbra pero cuando voy a tocarla se ha evaporado.



(Fotografía de René Groebli)


2 comentarios:

  1. Sería agradable estar a la altura de este sueño ...
    Pero ... es pedir lo que no me pueden dar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Condición humana también, bastante indeseable, pero así es.

      Eliminar