La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







martes, 29 de septiembre de 2015

Somnia.






En aquella pesadilla un perro se ponía a mi lado mientras paseaba. Era grande y negro. Me olfateaba y yo buscaba su cabeza puntiaguda para acariciarla. Entonces el hocico del perro hendía mi cuello y pellizcaba con sus dientes mi piel. Me llevaba sujeto él a mí y todo mi cuidado era mantener su ritmo. No sentía pavor pero sí pesadez. La sensación de un desagradable sometimiento. De pronto alguien llamaba al perro y éste me soltaba. Fui a mirar mi cuello en el espejo. Aquella marca recordaba la forma de un hexagrama de I Ching y no dolía. Seguí contemplando mi cuello en el espejo un buen rato, una vez hube despertado.   




2 comentarios:

  1. Hay pesadillas que no se olvidan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y otras que se repiten y otras cuyos límites no se distinguen lo suficiente. Salut.

      Eliminar