La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







miércoles, 30 de septiembre de 2015

Somnia (Los hombres)















Un grupo abigarrado de hombres hablaba cada vez con mayor énfasis bajo la habitación donde yo dormía. Al asomarme al balcón callaron. Me vestí deprisa y bajé corriendo las escaleras. Pero no había manera de terminarlas de bajar. Saltaba los escalones de dos en dos pero estos parecían multiplicarse. Yo pensaba angustiosamente, mientras tanto: se van a marchar, se van a marchar. Al fin, abrí el portón. Solamente permanecía uno de ellos para darme un mensaje. No te podíamos esperar más, nos hemos ido, dijo. Entonces yo le replicaba: pero estás tú, puedo acompañarte, guíame. Y él respondía: no, yo no estoy, tan solo soy tu sombra que llega tarde.



(Fotografía de Anton Stankowski)


2 comentarios: