La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







lunes, 31 de agosto de 2015

Hallazgos: el vaciamiento






















La desnudez es el vaciamiento de lo superfluo.


(El programa doble promete; hay cola en la ventanilla; los espectadores se inquietan porque el portero aún no permite entrar; todos se hacinan en la puerta ya que el frío mesetario es acuciante; dicen que las películas que ponen son buenas; alguien cuenta en un grupo de mujeres jóvenes que uno de los films es de llorar; la otra película es más de acción, aunque en esto de la acción nunca se sabe si hay más vértigo en un drama o en una comedia; por fin dan las luces del vestíbulo; todo el mundo se precipita al interior y el portero no da abasto, pide calma; más nerviosismo, ese cosquilleo de la expectación; apretujones y carreras de última hora; desplazamientos ruidosos en el patio de butacas, risas, llamadas entre unos y otros; crujido de los asientos de madera; en gallinero patalean los más gamberros; un timbre avisa del inmediato comienzo de la proyección; las luces se apagan por fases; llegada de los retardados; empieza a sonar el himno convencional de todos los No-Dos; nadie se calla)



6 comentarios:

  1. Supongo que alguien ya debe haber estudiado el comportamiento de las masas cuando se encuentran en un lugar cerrado, ver qué ocurre cuando se les somete a cambios de luz, de temperatura, de efectos cromáticos, de alteraciones acústicas, de efectos olorosos. Ver cómo se altera el comportamiento ante el silencio o con el discurso de un dictador, qué pasa ante el miedo ficticio inducido. En todo caso me remito a la afirmación de aquel clásico que decía que el conjunto de la masa de comporta como se comportaría el peor de sus miembros.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, creo que está bastante estudiado el tema: Erich Fromm, Elias Canetti...por ejemplo, y la psicosociología más posterior, deben haber interpretado el asunto. Tu frase última la hago mío. Cada tipo es reflejo del patrón al uso. Algunos difieren en algún cierto modo, ovejas descarriadas que cuando retornan al redil son más papistas que el papa.

      Eliminar
  2. No conocía dicha afirmación del clásico pero que confirma mi convicción sobre el mayor potencial de la negatividad
    Acabo de descubrir mi anterior falaz optimismo, ya veremos como conseguiré digerirlo. Tristemente, seguro, salvo que pierda la razón, mi ya única valedora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por llamar clásico a la ocurrencia verbal. A estas alturas de la vida uno se siente muy honrado si lo clásico le ha tocado a fondo.

      Eliminar
  3. La frase introductoria me ha hecho pensar un montón...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo que pueda ser equívoca, pero ¿no es lo equívoco lo que nos hace dar vueltas, reflexionar y proponer alternativas?

      Eliminar