La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







martes, 1 de septiembre de 2015

Hallazgos: votiva y vocativa






















Estamos hechos de lo anterior pero también de lo imprevisto. Lo nuevo no es lo que nos hace, pues aún es cuanto se está haciendo. Lo nuevo es el efecto, aquello que vendrá y que en sí aún no constituye experiencia. Entre lo heredado y la circunstancia precisa que nos llama a ser se despliega, más evidente o más recóndito, el azar. El azar es siempre activo. A veces nos roza, pero no nos hacemos eco. A veces conmueve nuestra intuición, y lo tomamos al vuelo. A veces nos sobrevuela, y nunca sabremos de qué manera nos habría afectado para bien o para mal. No hay espacio, especie o individuo cuya existencia no se compruebe sino de esta manera. Que cada cual invoque los tiempos del azar como le parezca. Pero que esté atento, pues el lapso de los hombres no es rígido ni se detiene ni retorna.


(Sorpresa por el ara votiva romana, yo la llamaría también vocativa, incrustada en la fachada del ayuntamiento viejo de Zamora. La expresión de un deseo, más que la invocación a una divinidad, si bien probablemente ésta fuera la excusa. ¿O la divinidad es el deseo insatisfecho de uno mismo? Ya se sabe que se desea lo que no se tiene asegurado, pero se invoca por si se logra tener. Por mi parte, no acierto a traducir el texto epigráfico; se admiten voluntarios)



6 comentarios:

  1. ¿Fueron complacientes los dioses? En ese instante lejano en el que el deseo se hizo público, una parte de esa pasión que perseguía el autor se cumplió. No se cincela una piedra por capricho, o sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Previo pronto o no pronto pago, y entonces vete a saber si fue deseo profundo, costumbre o creencia en manes, lares o dioses del camino, que los había.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Supongo, ¿por qué no iba a serlo? Encuentro ahora esto:

      https://books.google.es/books?id=YnWZbybTDC4C&pg=PA144&lpg=PA144&dq=atilio+silonis&source=bl&ots=5tYr-uQAl5&sig=ccqG57qJUe5-k0n8uNpz8BY_9Og&hl=es&sa=X&ved=0CCEQ6AEwAGoVChMI6-Gm9OLXxwIVxVcUCh1odQWQ#v=onepage&q=atilio%20silonis&f=false

      Eliminar
    2. Ya veo que al menos documentada. Por nada, fackel, el tipo de letra, la vi con mucha floritura o muy redondeada para ser una simple (digamos que del común) lápida romana, pero desde luego no soy experta, a la vista está.
      Gracias, siempre.

      Eliminar
    3. José María Blázquez Martínez en "Las religiones indígenas del área noroeste de la Península Ibérica en relación con Roma"

      "...Los extranjeros también fueron devotos de los dioses indígenas hispanos.Acabamos de mencionar a Eutyches; Annius Atreus, de procedencia africana, erigió en Palencia un ara a las Duillae. Un segundo africano Gaius Sulpicius fue devoto de Nimmedus Seddiagus en Ujo, Asturias- Una mayoría de dioses indígenas eran venerados por nativos, como Bandiaeapolosegus, en Norba, por Lucius Lupus, hijo de Tancini; por Antistius Placidus, hijo de Cileus, Aegiamunniaegus,en Viana del Bollo; por Lucius SeruiusSecundinus, de la gens de los Eneduoinium, Barciaeco, en Naraval, Asturias; por Flavius Valabricensis, hijo de Apilius, Brigo en S. Miguel-o-Aujo, Portugal; Mirouico por un hijo de Arquius en Toruella, en las márgenes del río Duero; Lucoubu Arquieno en Sinoga y en San Martín de Liñarán por Silonius Silo; Mentouiaco en Zamora por Atilius Silonis filius, de la tribu Quirina..."

      Ahí se menciona el dios Mentouiaco...Lo de los romanos y los indígenas con los que convivieron durante siglos hasta su sometimiento y posteriormente formaron parte de la ciudadanía romana es complejo pero muy interesante. Los problemas de convivencias, políticos, administrativos y las cuestiones religiosas vienen desde lejanas sociedades y costumbres. Y nos habitaron sobradamente. Digo esto para los que piensen que problemáticas actuales, tipo Cataluña por ejemplo, son nuevas.

      Gracias a ti por hacerme buscar.

      Eliminar