La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







sábado, 1 de agosto de 2015

Hallazgos: un aniversario anónimo















Igual que hay amores imposibles hay revoluciones imposibles. A veces incluso ambos conceptos aparentemente lejanos entre sí se nos antoja que se habitan mutuamente. Y así nos parece que un amor que está a punto de dejar de ser imposible nos revoluciona. Y una revolución imaginaria que nos creemos que puede ser real nos llena de amor. Pero esto que digo son palabras vanas. A la hora de la verdad, es decir en los desenlaces de las historias personales o colectivas de los hombres, todo sigue más o menos en su punto fantasioso. Es mentira que los hombres existan para amarse. Este tipo de pensamientos es propio de la ideología tradicional y la moda de costumbres. Creo que, de hecho, los hombres no se han amado jamás. Como mucho, en circunstancias temporales han creído que se amaban. Los hombres están para sobrevivir, unos con otros, unos contra otros, unos sobre otros. De ahí que el instinto natural, el del odio, sea más fuerte que ninguno. La humanidad está para sobrevivir por impulso inerte, aunque ella misma se pone hoy día más en duda que nunca con sus prácticas extendidas de destrucción. Basta observar cómo la fuerza bruta, con medios más refinados o más burdos, pero no menos contundentes, sigue dirigiendo nuestra marcha contradictoria hacia el vacío.


(Cirilo Moro Colodrón. Labrador, alcalde de Nava del Rey (Valladolid) Asesinado por los insurrectos contra la legalidad institucional y republicana el 1 de agosto de 1936. Jamás se recuperó su cadáver. En España levantas una piedra y sale un muerto o dos o varios. Tienes un vecino desde hace cuarenta años y te enteras de pronto, cualquier día, que su padre o su hermano o su abuelo fue asesinado por los bárbaros de casa. Los pinares castellanos son extensos y acumulan sustrato abundante de sus árboles. Difícil hallar restos. Pero el peor sustrato es el silencio y su descendiente natural, el olvido. Así que en memoria del citado, este apunte, este homenaje)


19 comentarios:

  1. Uno de tantos, de los muchos (demasiados) muertos anònimos que aún no descansan sus restos donde deberian. Pobre memoria històrica reducida a una caricatura por unos y otros. Estos muertos molestan quizás por que remueven conciencias.

    salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces pienso que el problema no es tanto que no descansen sus restos en un cementerio. Al fin y al cabo la tierra ha acogido su cuerpo de manera análoga (que la tierra te sea leve era una expresión de despedida muy antigua) El problema es el crimen cometido con él, con ellos. Y el consiguiente olvido. De acuerdo contigo en que cuando se sabe de esos muertos o se piensa en ellos nos remueven las conciencias.

      Eliminar
  2. Me uno a este homenaje.

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miles de homenaje detrás de uno más. Los que exigían legalidad (ahora sus sucesores lo hacen cuando les conviene) desde su poder omnímodo cometieron la mayor ilegalidad de todas: acabar ilegalmente con un sistema votado con todas las de la ley (permítaseme el juego vario de palabras)

      Eliminar
  3. Quanta raó té. Jo també penso, en el fons del fons, que la gent no s'estima, en tot cas el veritable amor és una revolució, impossible o no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te preguntaría: pero ¿acaso existe o es susceptible de existir ese verdadero amor?

      Eliminar
    2. Fackel,
      hi ha diferències. Jo només he trobat el veritable amor dues vegades. Tan sols podem estar segurs de la certesa de les nostres emocions, deia Forster.

      Eliminar
    3. Oye Helena, que yo me alegro, que todos tenemos nuestras parcelas y tiempos y entregas de amor, en mayor o menor medida, pero como dice Forster...la seguridad de las emociones (y sensaciones y acompañamientos y comunicaciones, etc.) Ya sabes que el concepto amor es relativo, aunque se juegue tan publictariamente como absoluto.

      Eliminar
  4. De ello dispongo amplia experiencia genética.
    También he llegado a semejante conclusión de una forma tan simple como descarnada: En el archiconocido refranero , ese en concreto de: "Dos no pelean si uno NO quiere" se encuentra implícita el mayor potencial del principio negativo como fuerza dominante, quizás por ello la evolución se me antoje lenta y la materialización de la aleatoriedad natural se deposite con mayor frecuencia del lado negativo.
    Consciente de lo cual ello no me impedirá ejercer en el polo de los perdedores. Cuestión de naturaleza congénita: La acción es vida aunque siempre se acabe perdiendo, y la valoración personal de esos pequeños instantes constructivos resulta inmensa. Ahí donde tiempo y resultados dejan de existir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quería decir "amplia experiencia ancestral"......amplío: que marcó mi infancia.
      Una idea locuela: En biológica realidad los cuerpos sin identificar en fosas comunes nutrieron el suelo donde fueron depositados. A mi modo actual de sentir, un honor. La pena es que sus allegados cargaron con sus egos y eso pesa bajo la lente de la realidad social que nos creemos. Quema.

      Eliminar
    2. Dos no pelean...¡pero siempre hay uno que tira la primera piedra! Casos concretos como el de 1936 son aberrantes para la historia humana porque se fue por parte de unos contra lo legal, lo admitido, lo votado, lo consensuado. No caigamos jamás en la trampa de desacreditar a todos por la acción violenta e ignominiosa de unos.

      Eliminar
    3. Es una idea romántica y a la vez real la tuya, la de que los cuerpos que aún permanecen bajo tierra hayan nutrido la tierra (los hombres somos parte de las cadenas tróficas varias) Pero claro, mejor que los hombres asesinados no lo hubieran sido, no hubieran nutrido nada.

      Por cierto, no entiendo tu frase: "La pena es que sus allegados cargaron con sus egos y eso pesa bajo la lente de la realidad social que nos creemos. Quema."

      Eliminar
    4. Pues lo mismo que dices: Dos varones de mi familia fueron asesinados vilmente y mi padre igual de vilmente encarcelado y traicionado. Que desde la infancia me contaron historias terribles de aquella barbarie y me hicieron portadora de sus desgracias y seguramente demasiado influiría en mi posterior desarrollo y tendencia innata a la desconfianza y al aislamiento si observaba alguna incoherencia en mi entorno. Que pretender atenerme a los convencionalismos de mis tiempos acabó acabó de rematarme y de ahí mi poco aprecio por la existencia racional.

      Eliminar
  5. Buena manera de recordarlo, a través de su pensamiento escrito.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué otra cosa se puede hacer? Si en este país no se lleva a cabo lo que se dice. Lo de la memoria histórica queda en una frase bonita, no se ponen medios para rescatar a los españoles asesinados, ni para recordar, ni para transmitir a los descendientes un relato veraz de la barbarie.

      Eliminar
  6. Coincido contigo, Fackel, "es mentira que los hombres existan para amarse". Luchamos por la perpetuación de la especie, identificar esto con el amor es una idea romántica, una ensoñación nebulosa, una entelequia, del mismo modo que fomentar una ilusión y pedir aprobación y voto por un sentimiento y no por un programa que sería lo racional.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada que añadir. Somos biología pura y dura, adaptada a nuestra especie. También las ideologías, los sentimientos expresados con palabras y otros conceptos que otorgamos valor universal y de toda la vida es producto de nuestra cultura biológica. Pero en parte sirve para engañarnos. ¿No es lo que nos gusta, acaso? ¿Vivir entre ilusiones, representaciones mentales bonitas y justificativas y añagazas verbales múltiples? Ay, ené.

      Eliminar
  7. Recuperemos la historia. Me uno al homenaje.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una historia aún reciente, sobre todo gravita entre quienes supimos de aquello por nuestros padres y abuelos. ¿O no te he contado nunca cómo la familia de mi padre escuchaba fusilamientos alevosos por la noche? Aún recuerdo una vez subiendo con mi padre y mi tío a los Torozos señalaban, más o menos acertada o difusamente, lugares de criminal ejecución.

      Eliminar