La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







miércoles, 29 de julio de 2015

Celebración














Hoy contemplo de nuevo tus ojos
incalculables
tus facciones de polluelo atento
al asombro
cuando apenas el tiempo existía
                                                  (la niñez no es tiempo
                                                   es un florecer sin fechas
                                                   que solo sabe de eternidad)

Mis ojos se han humedecido
de partículas invisibles
que se resisten a desprenderse del hombre viejo.

La memoria echa un pulso a la pérdida
                                                  (es una constante pelea
                                                   que acaba en tablas
                                                   hasta la última fuga)

Duele el recuerdo de los días más felices
retenidos
que ignoran el desgaste cotidiano.

No ha de haber rendición
ante el vórtice incesante de la vida
                                                  (usa la herramienta
                                                    de tu gozosa admiración
                                                    por los descubrimientos perennes)
                                               
Hay que seguir aun sin saber
a dónde habremos de llegar
                                                  (la inercia es un don
                                                   que atrae la voluntad
                                                   y no su condena)

Tú creciendo, yo creciendo
todos haciéndonos prolongación
de cada piedra de cada suspiro de cada risa.

Celebrándonos.


                                                 
       


2 comentarios:

  1. Así va esto, así. Esos ojitos ....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una hija en edad de pleno empuje bien merece un homenaje y una reflexión.

      Eliminar