La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







martes, 28 de julio de 2015

La gata de la vecina





















Respingo. Yo, que me considero lo menos felino que imaginarse pueda me vi de esa guisa esta mañana al abrir la ventana. Ella me miraba sin apenas verme. Yo le miraba sin mayor esfuerzo de comprensión sobre su mundo. Ella exploraba. Yo escudriñaba sus movimientos y sus descansos. Ella no alcanzaba a averiguar mis intenciones. Yo afinaba la cámara para sacarla guapa. Ella husmeaba lenta y deslizante los bordes y los rincones de la poyata. Yo daba golpecitos secos en el cristal para atraer su atención. Ella permanecía atenta a cualquier ejercicio brusco por mi parte. Yo controlaba mis instintos y creo que por primera vez en mi vida no he espantado a un gato.Tengo la sensación de que todos los gatos tienen la misma cara y que ellos opinan parecido de nosotros. No, no me lo ha dicho. Sólo bastaba verle la jeta.



12 comentarios:

  1. Me encanta la foto y me encanta tu manera de explicarlo, imaginaba la escena y lo que pensaría la gata :)

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que en el texto miento. Realmente me porté también gatuno, pues extremé la cautela de mis movimientos para que no se asustara y pudiera salir el gato lo mejor posible en la foto. Gracias.

      Eliminar
  2. Uffff ...............me has dejado tranquilo cuando he comenzado a leer el texto. No se porqué pensé primero en tu vecina.
    salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Odín me libre de usar el apelativo contra mujer alguna, no sería políticamente correcto, jaj.

      Eliminar
  3. "O la vida es muy perra o yo soy muy gato" - Javier Krahe

    ¡Cuánta sabiduría guarda esa sentencia!, ¿no te parece?. También soy muy de gatos, que le vamos a hacer, supongo que va con el carácter de las personas...

    Salut!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida es muy perra pero los gatos no son del todo inocentes, se me ocurre. Va con el carácter, la condición, la personalidad de eso llamado personas.

      Eliminar
  4. En efecto, todos los gatos opinan lo mismo de nosotros...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Confirmado: todo es según el color de la condición del cristal con que nos miramos los unos a los otros.

      Eliminar
  5. Marchando una superficialidad: Sus ojos, como los de mi perra Zola perfilados por un embellecedor efecto henna. Buena captura!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni se me hubiera ocurrido tales observaciones, MJ. Creo que la gata bajó la guardia o está ya anciana, no sé.

      Eliminar
  6. Tratándose de un gato, no puedo pasar de largo. Me encanta este "tête à tête" cauteloso, muy gatuno, y tan graciosamente contado. ¡Si pudiéramos saber qué piensan de nosotros, tan silenciosamente observados!.
    Ella salió muy guapa; tal vez sea una excusa para hablar con tu vecina.
    ¡Buenas vacaciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaj, déjame de gatas y de vecinas, Fanny, que uno no está ya para maullidos. Gracias.

      Eliminar