La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







jueves, 18 de junio de 2015

Abreviado












Al difuminarse la acción de la escena y apagarse las últimas palabras solo permaneció en el hombre un estremecimiento que le agarrotaba. Después únicamente le esperaba la soledad de la vida cotidiana insatisfecha.



(Fotografía de René Groebli)


6 comentarios:

  1. Tener cotidianeidad ya supone un privilegio. Adjetivo suele ser producto de volubles emociones individuales.
    Soledad =0, siempre mejor que -1. En otras palabras: mejor solo que mal acompañado , solo que en el refrán vuelve a colarse el adjetivo.
    De todos modos conviene tener claro que existen compañías tóxicas y compañías fácilmente intoxicables, otras simplemente voraces. A mi modo de ver la soledad puede ser ambivalente: expresión tanto de toxicidad como de sibaritismo extremos. Sin embargo en el plano infinitesimal parece que los extremofilos son los únicos organismos capaces de sobrevivir en condiciones insoportables al resto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hablas con la voz más sabia, la de la experiencia (no carente de racionalidad, sino enriquecida)

      Eliminar
  2. Es en la soledad de lo cotidiano donde uno se encuentra a sí mismo.Cuando salimos a escena hay algo de maquillaje impuesto por el entorno o por el miedo a la desnudez del "alma".

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero no siempre el encuentro con uno mismo es luminoso: hay gente que solo halla más tinieblas (que también son de uno mismo, obviamente) Difícil elección.

      Eliminar
  3. Ciertamente lo es. Los demonios siempre son plurales.
    Gracias por inquietar.

    Mi Abrazo, Siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo es plural, complejo y relativo en esta vida, en esta naturaleza nuestra que pertenece a la que abunda por doquier. El pensamiento debe trabajar en la dirección de las complejidades y pluralidades, de lo contrario nunca se entenderá mucho y solo se dejará espacio para ideologías trasnochadas y abortivas del individuo (léase, por ejemplo, religiones)

      Un abrazo, Daniela.

      Eliminar