La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







martes, 26 de mayo de 2015

Arrogancia















Aunque busco la luz no desprecio las tinieblas, me dice Walden con misterio. Anhelar una parte de la vida no debe llevarnos a subestimar el lado más opaco y sinuoso, insiste. Habla en ambiguo, muy propio de él, pero yo le entiendo en concreto, muy al gusto de mi fantasía. Walden: porque, vamos a ver, ¿dónde situarías tú la arrogancia de los hombres? ¿En su mundo luminoso o en el siniestro? Siendo como es visible la arrogancia hasta para el más tonto, quien la practica desprende un halo negro. Allá si los suyos se lo perdonan, allá si los que pasan al lado se deslumbran de modo pasajero. Tal vez sea un simple tic formal, un talante, digo por introducir discrepancia. Ahí está. Un talante que define al actor. El hombre sencillo no necesita manifestar altanería, sea obrero o ejerza cargo público. También hay gente de abajo que se muestra altiva, lo cual choca más, pues acaso no tiene de qué vanagloriarse, le comento. Cierto, dice Walden, y resulta más ridículo todavía. Y cuando veo alguno así pienso: si este hombre tuviera mando, ¿en qué tipo de figura exultante no se convertiría? Veo estos días que algunos que han hecho ostentación de soberbia, supliendo con esta condición a su inteligencia e incluso ignorando a sus conciudadanos, se han venido abajo. Mi temor es que si entre los que lleguen también el vicio lo vivirán como virtud o si serán capaces de mantener la humildad de la cuna. Algunos son soberbios desde el nacimiento, le digo, debe condicionarles ya una especie de alcurnia. Así es, pero en aquel instante primero lloran y patalean y expulsan suciedad como cualquier otro animal de la especie, sentencia mi amigo.



(Imagen de Mimmo Judice)



7 comentarios:

  1. Me temo que los arrogantes solo se traten de un@s pobres e ilusos neci@s pero al menos van de frente, debido precisamente a su ignorancia. Mas miedito me dan los humildes sobre todo si llegan a sentir poder, de estos últimos se puede esperar cualquier manifestación. Recuerde a Genet y "Les bonnes" (Las criadas). A los 20 tuve la ocasión de asistir a su representación en Madrid. Me impresionó la interpretación de aquel par de actrices.
    En realidad la vida se redunda a sí misma con las más diversas máscaras y quien tiene la desgracia de descubrir su dinámica suele pertenecer al colectivo de "los Holmes". nada que ver con "homeless", algunos felices sin ataduras, otros absolutamente desgraciad@s a causa de su fragilidad. Ya le digo: la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Que los arrogantes van de frente? Vaya consuelo. Pero es que arrogante puede ser cualquiera obviamente, en base a creer que se posee algo de lo que hacer ostentación, sea en especie de bien al uso o de cargo público o de cualquier situación donde sobresalga. Todo esto se relativiza y se ignora la arrogancia. Aquí, por fin, el alcalde durante veinte años ha caído por mor de las urnas, aunque él se sigue considerando ganador, porque su arrogancia no es precisamente una virtud en él.

      Lp de Holmes y holmess me ha gustado, brillante juego de palabras, espero que no arrogantes, jej.

      Eliminar
  2. La primera frase d'aquest text la trobo genial. Les dues darreres també, bon començament i bon regust de boca!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno que tiene algo de taoísta en el fondo, Helena (por las frases, digo)

      Eliminar
  3. Creo que la arrogancia es producto de su mundo opaco y siniestro. Unas veces se alimenta desde la cuna y otras desde el Poder por la impunidad que les confiere.

    Como la arrogancia proviene de lo oscuro, necesita manifestarse con luces, como fuegos de artificio. Es difícil mirar con buenos ojos a la persona arrogante; hay algo que repugna y distancia, mientras que la persona sencilla crea proximidad y confianza.

    Pero como he dicho, el Poder es generador de arrogancia y veremos si las personas sencillas preservan esta virtud en el ejercicio del Poder. ¡Ojalá que sea así! En todo caso, para llegar a los niveles de arrogancia que algunos han mostrado en esta campaña electoral, se necesita una metamorfosis insólita.

    Siempre te agradezco que nos invites a debatir.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo con esa idea de que los fuegos de artificio iluminan FUGAZMENTE en muchos individuos lo que las luces de la razón y de la generosidad, el respeto y la tolerancia no prenden. Remito de nuevo al caso del alcalde que no seguirá. Es verdad que el Poder genera soberbias, engreimientos, distancia al individuo electo de los representados y me alegro de saber que hay excepciones. La altivez de muchos de la campaña electoral ha sido tan efímera como no creída por ellos mismos. Veremos los entendimientos en los próximos tiempos. Es el riesgo: dialogar, confluir y entenderse implica problemas y dificultades pero honra más que la imposición totalitaria.

      Eliminar
  4. ¿Algunos efectos que son más que arrogancia? ¿No resulta siniestro lo que cuentan en esta información?

    http://www.ultimocero.com/articulo/%E2%80%9Cmasiva-destrucci%C3%B3n-documentos%E2%80%9D-el-ayuntamiento-valladolid

    ResponderEliminar