La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







miércoles, 27 de mayo de 2015

Analfabetos











Somos analfabetos de la vida, exclama mi amigo. No solo del lenguaje textual, del que en gran medida también. No sé dónde quiere ir a parar, pero incide en el tema: además, ¿no está el lenguaje textual para interpretar los acontecimientos y circunstancias en que nos vemos sumergidos cada día? ¿Por qué no procedemos a interpretar lo que leemos? Y si lo que leemos es cierto o está en camino de serlo, ¿por qué permanecemos pasivos ante las tropelías que están sentenciado nuestra existencia? ¿Por qué permitimos que se nos oculte el conocimiento? ¿Por qué no rinden cuentas las autoridades que se aferran a que fueron elegidas y sin embargo no obran en consecuencia con sus representados? Sabemos poco, muy poco. Y sobre lo que vamos sabiendo tenemos pocas defensas. No obstante, hay que seguir sabiendo.

Walden deja Le monde a un lado y muestra un rictus de asco.



 (Fotografía de Ferdinando Scianna) (Fotografía de Ferdinando Scianna)


5 comentarios:

  1. http://www.lemonde.fr/idees/article/2015/05/25/l-europe-perturbee-par-les-hormones_4640121_3232.html

    ResponderEliminar
  2. Porque somos perezosos, sometidos a los instintos antes que al pensamiento que bebe de lo racional y también del inconsciente; porque el procesamiento de la información sensorial siempre barre para nuestro propio interés y, finalmente, porque nos queda mucho camino por recorrer para ordenar ese caos que tenemos en nuestras cabecitas locas.Y un día queremos cambiar el mundo y al siguiente lloramos porque se nos ha acabado nuestro yogur favorito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo que defiendo el valor del instinto, que no tiene por qué estar opuesto al pensamiento y a la racionalidad...El instinto da tantos frutos positivos, no olvidemos que somos mamíferos bastante instintivos. Nuestra pereza no sé si viene del instinto o de la cultura. Esta sobredosis de vagancia cultural, manifestada por la televisión, los programas, el ocio organizado...lleva más al No-Pensamiento que estar sentado en un prado o en un banco. La ausencia reflexiva me espanta. La gente se conforma con lugares comunes y como de ordinario muchos no tienen opinión fundada, callan. Y sería algo prudente sobre todo si a continuación persiguen aclarar ideas buscando, preguntando, indagando. De todos modos, nos informemos y pensemos en los temas enseguida nos asalta la duda: ¿de qué sirve el esfuerzo si los pderes supra nuestras cabezas deciden nuestras vidas? Tal el asunto que plantea Le Monde.

      Eliminar
  3. AMALTEA...de perezoso nada...un poco vago..na más...
    Salut un abrazo desde esta página.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, Miquel, son dos planos diferentes. ¿Por temporalidad o por actitud natural?

      Eliminar