La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







sábado, 2 de mayo de 2015

Ágora















En las tardes aburridas y lentas suele acudir junto al río. Entre el asfalto y los ribazos se abre un camino de tierra por donde se desplazan filas de hormigas. Un ágora de actividad y mimetismo. Aquella imagen innumerable, que no es sino un ejemplo de procreación principalmente, es calificada inmediatamente por la mentalidad humana como una muestra de laboriosidad y constancia e incluso de eternidad. Aunque la fila de los insectos se deshaga vuelve a formarse y a encontrar su dirección. Se pisoteen o se dispersen las hormigas, éstas parece que se reencarnasen de manera multiplicada. Sabe que este caso, como las vidas y comportamientos de otros animales, suele ser usado como metáfora. Hay fábulas, por ejemplo, utilizadas con intenciones de moralizar y hay tebeos también donde se encarnan de manera divertida e irónica con voluntad humana. Piensa en el poder de la metáfora como uso del lenguaje aplicado al cambio interior. Al fin y al cabo, metáfora y metamorfosis no difieren tanto. Hay mucho de disfraz en ambos conceptos. Un juego de figuraciones.

(Se puede decir que Walden vive entre una y otra)



(Fotografía de René Groebli)


4 comentarios:

  1. No, metàfora i metamorfosi són molt relacionades. Per això Kafka escrivia com escrivia.

    ResponderEliminar
  2. Ciertamente, Helena, él las fusionó intensamente.

    ResponderEliminar
  3. Metáforas, figuraciones, figuras...vida.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, más o menos suele ser eso, si bien vida con recovecos. Saludo.

      Eliminar