La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







domingo, 3 de mayo de 2015

Abu Zeid












Hay dos rostros del periodismo y los periodistas. Los que se exhiben a todas horas sin riesgos y los que lo practican sin alharacas pero con peligro. Un rostro visible y uno oculto, a los que algunos gustan de llamar colegas y que no siempre lo son. Por supuesto, es fácil echar la culpa de la persecución, incluso mortal, de los periodistas a los Estados que se consideran no democráticos o con escaso respeto al derecho de expresión y prensa. Pero ¿es sólo una cuestión de nomenclatura jurídicamente reconocida? ¿No será más bien una cuestión de Estados sin escrúpulos? En los Estados más salvajes se persigue al periodista de modo despiadado. En los Estados democráticos el periodismo suele pactarse con unas reglas de juego que las mismas empresas periodísticas aceptan e imponen para no incordiar a los poderes establecidos. Las armas de tratar al periodismo y domesticarlo son de varia invención. Mahmoud Abu Zeid, Shawkan, lleva más de seiscientos días, sin haber sido aún acusado, en una cárcel de Egipto (sí, ese Egipto que dirige un poderoso general que ha sido recibido el otro día por los supremos poderes de la nación española) por fotografiar una violenta dispersión de manifestantes en agosto de 2013. Pero como Mahmoud Abu Zeid hay innumerables casos en todo el planeta. El periodista incómodo está en el punto de mira de Estados, mafias, gánsteres, partidos fanáticos y llegado el caso de multinacionales. Quien quiera saber más del tema que fisgue por internet. Dicen que hoy es el Día Mundial de la Libertad de Prensa, título pomposo para una libertad oscilante. Seguro que salen por la Red unas cuantas informaciones que recuerdan la peligrosidad de ejercer el periodismo digno. Y el precio que muchos pagan por ser consecuentes. Mañana quedarán archivadas.

PD. Por cierto, AEDE recurre a Albert Camus para recordar la fecha. Viste mucho.





3 comentarios:

  1. Es una profesion muy dificil; pero llena de emociones y aventuras. Lo importante es hacerlo bien. Sin dudas quienes la practican se llevaran muchos honores. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tú crees? Por lo que he leído hoy son más los que se llevan desgracias que honores. En la mayor parte de las ocasiones las aventuras periodísticas son riesgos elevados y muchas acaban en desdichas, a cortos o medio plazo.

      https://www.es.amnesty.org/temas/libertad-de-expresion/situacion-en-el-mundo/

      Eliminar
    2. Otro enlace significativo:

      http://elpais.com/elpais/2015/02/20/media/1424451368_943288.html

      Eliminar