La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







sábado, 25 de abril de 2015

Adscripción















Walden a bocajarro: soy banal. He descubierto que hay un club de fans de la actriz niña de mi infancia. De pronto siento la tentación de adscribirme a él. No sé qué actividades tendrá ni qué podría aportar yo. Pero este arrojo que me asalta por lo intrascendente persigue algo conmovedor. ¿Qué podría contar a los demás adscritos? ¿Cuántas veces vi de seguida en sesión continua su primera película? ¿Cómo en mis noches repetía la misma aventura fantaseada, aparentemente casta, en la que yo jugaba de paladín liberador de un secuestro que sufría la estrella? ¿O debería indagar sobre la recóndita morbosidad que me proporcionaba, como una imagen fija, mi propia película interior? ¿Alguien entenderá en ese club superficial el regusto que sentía mi sangre, todavía indefinida y carente de matices más obvios? Privado de interés por lo sublime y acaso por lo responsable, un club inocuo puede canalizar mis apetencias triviales, ¿no crees?, repite Walden con su mordacidad acostumbrada.



(Fotografía de Keith Carter)


5 comentarios:

  1. Ojito con lo banal: a veces sinónimo de simpleza otras de una intrincada combinatoria de factores. Curiosamente el mejor maestro acaba siendo el capaz de explicar lo mas complejo de la manera mas simple, aparentemente banal. No siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me limito al sentido que da la DRAE y el uso habitual, otra cosa es que sea un disfraz para honduras y profundidades varias. Mi experiencia de los maestros que tuve: mucha banalidad, insustancialidad, oquedad en lo que nos metían en el coco a cristazo limpio. La simpleza era la norma, otra cosa es que alguno que otro nos explicaran con imágenes adecuadas, fluidez expresiva y cierto interés, pero eso ya no es trivialidad.

      Eliminar
  2. Nada más insustancial que la periferia religiosa y lo periférico representa el porcentaje asumible por el mayor número de la población, por tanto....la tragedia está servida ....al hilo del reciente terremoto. No es de extrañar que dicho territorio necesitara desarrollar determinado tipo de consuelo psicológico, territorio abonado a las religiones dada la superficialidad general. Nada que ver con la cuenca mediterránea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Periferia religiosa? Será para ti y para mí. Siguen atravesando el corazón de los humanos, se quiera o no. En nuestro país ya les paga el Estado Nada Laico nos guste o no nos guste. ¿Ves pura y casta a la cuenca mediterránea? ¿Crees que el nivel de vida presente va a ser eterno por esos litorales?

      Eliminar
  3. Me he explicado mal, muy mal. Me refería al hinduismo versus al cristianismo. De todos modos cada cual teje su mortaja a eso que disponga de suficiente margen. Servidora aprendió a tejerla gozosa aunque proceda del fango primordial. Nada de victimismo aunque comprenda todo tipo de vicisitudes. El exceso de empatía me haya jugado malas pasadas.
    Algunos le llaman el arte de tejer fortuna, otros suerte. Muchos lo envidian y... bahh

    ResponderEliminar