La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







miércoles, 18 de febrero de 2015

Post scriptum: fragmento















...y si me llevas a pasear por la playa, Safo, donde podremos hablar con las olas, las mismas olas que al otro lado, en otras costas, susurrarán también con su espuma a otros mortales, semejantes...



(Fotografía de Mona Kuhn)


10 comentarios:

  1. el deseo es un alimentador de fantasías,
    pues nada justifica presentir en la distancia, mismas vivencias, pero sí que se desea, sí
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Das en el clavo, Omar, te agradezco tu precisión. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Es un fragmento maravilloso...

    Con permiso: abro aquí una puerta que lleva a un lugar creativo y literario
    http://riosdetinta1.foroactivo.com/

    Un saludo desde la carretera secundaria y desde los ríos de tinta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Luis, por detenerte al borde de la antorcha. Me pasaré por tu blog. Salud siempre.

      Eliminar
  3. Que bonito lo que escribes
    Simple
    Y Facil de leer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, uno agradece el piropo, porque siempre me he tenido por bastante críptico. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hablar con las olas es muy reconfortante, en susurro o a pleno pulmón, sin desdecirse, nos contestan siempre con idéntica sensatez - o locura- acuática.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las olas trasladan nuestras confidencias a otras playas, a otros acantilados. Allí, otros seres las escuchan y las traducen y reinventan las palabras. Y, oh sorpresa, resultan menos líquidas que las que oímos cada día con su fragor superficial en los "medios" y en la "calle".

      Eliminar