La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







domingo, 22 de febrero de 2015

(Paréntesis para celebrar al hombre)




¿Celebrar al poeta? No, no sólo. ¡Celebrar al hombre! Sin el hombre no hubieran existido ni su pensamiento, ni sus escritos, ni su poesía. Pero no el hombre genérico, sino el hombre haciéndose. Solo el hombre haciéndose desde la cuna hasta la postración, que se hace y se deshace una y mil veces, puede legar a otros hombres la sensatez y la armonía de las palabras. Y aquel hombre, transeúnte por una España atroz (no sé cómo denominar a la presente y ojalá no se repitiera en pasado) parece mentira cómo pudo hacer de la poesía vehículo de su pensamiento y de su bondad. 

Dejo aquí su poema Consejos, que tiene belleza y tiene miga. Y cuando ambas prevalecen al unísono, ¿no representa de alguna manera el triunfo de la vida sobre la muerte?

"Sabe esperar, aguarda que la marea fluya,
-así en la costa un barco- sin que el partir te inquiete.
Todo el que aguarda sabe que la victoria es suya;
porque la vida es larga y el arte es un juguete.
Y si la vida es corta
y no llega la mar a tu galera,
aguarda sin partir y siempre espera,
que el arte es largo y, además, no importa."

Algún día llevaré flores para Antonio a Collioure, aunque no sea febrero.




13 comentarios:

  1. Yo iré contigo, querido amigo, porque celebrar la vida de Antonio Machado será siempre un gesto de gratitud por dejarnos un legado ético perdurable, una poesía que es palabra en el tiempo, y una razón de escritura que hace de la sencillez lenguaje universal. Cuando vayas, avisa, iré contigo, si aceptas como compañero de viaje a un poeta miope y mesetario. Abrazos machadianos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que no soy hombre de peregrinaciones, pero hay algo simbólico dentro de mí en torno a la tumba de Machado. Aunque prefiero disfrutar el legado de su obra vital. Hoy es siempre todavía.

      Eliminar
  2. Me encanta Machado, me sumo a la celebración.
    Hace unos años visite su tumba, a su lado leí una poesía suya y lloré por él, por su vida y por lo que nos enseñó.

    una preciosa entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Emocionante lo que cuentas. Me parece precioso que nos transmitas esa experiencia sin remilgos. Gracias, Maduixeta.

      Eliminar
  3. Yo también iré contigo Fackel.
    Siempre quise cruzar la frontera como lo hizo él, desnudo de equipaje. Llegar al atardecer a Port Bou. De allí hasta Cerveré para tomar el tren hacia Colliure.
    Yo, la nieta de un vencido, de un republicano español al que España también le heló el corazón, no olvida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que hiela el corazón de esta tierra es la ignorancia. Antes total, ahora más reducida en unas competencias, pero en cultura política aún bastante analfabeta. Con mirar el panorama ya se escalofría uno. Allá cada cual con sus veleidades, sus fidelidades y sus viajes a ninguna parte. Por eso mismo Machado sigue vivo con sus mensajes. No olvides. Te felicito por ello.

      Eliminar
  4. Su naturaleza se repite multiplicada por medio de sus sensibles sentimientos en miríadas de corazones. Su dolor es el nuestro manifestado a través de su genio.
    Pero no, no peregrinaré a Collioure porque allá no reside su aliento, aunque SI lo hubiera hecho para abrazarle en vida. En su lugar prefiero abrazar corazones afines y consoladores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien, MJ. Claro que no reside allí su aliento. Pero es el símbolo del destierro, y el destierro es una de las características de la idiosincrasia española, sea de judíos, de moriscos o de librepensadores, y a mí eso me conmueve mucho. Caray, ¿te imaginas una tertulia con él presente? Aunque lo imagino de palabra calma y justa.

      Eliminar
    2. Gran realidad la cuestión del destierro gritan mis porciónes de sangre morisca y judía.

      Eliminar
  5. Muy buena entrada. Hay hombres que marcaron un hito en la historia de nuestro país.Su poesía está viva.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Naturalmente que sigue viva su poesía y lo que dice su escritura. Tenía que recordarlo, ya es una tradición para mí. Aunque empecé a entender tarde lo que nos fue diciendo...Un abrazo.

      Eliminar
  6. Dignos versos de un hombre digno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojo, que su Juan de Mairena no tiene pérdida, y no son versos.

      Eliminar