.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








martes, 14 de octubre de 2014

Más allá de las patrias


























Creo que fue en mi infancia avanzada cuando escuché aquella expresión: "El buey no es de donde nace sino de donde pace".  Tuve que dar muchas vueltas a la frasecita y cumplir algunos años más para asimilar una idea que al principio me resultaba ininteligible. En mi infancia uno tenía una patria, decían que, si bien se llamaba España, decían, de hecho adquiría varios rostros, como la trinidad santísima aquella del mito. Tenía a Dios, al Caudillo, a la familia. ¿Todo eso era la patria? ¿Todo eso era lo que uno era? Perdidos en su propio galimatías, los mayores no sabían responder nunca a las preguntas ingenuas del niño que acaso no se caracterizaban tan inocentes. Y no eran inocentes porque todos aquellos personajes más o menos reales, de obligado acatamiento, producían desasosiego en mi proceso de lenta racionalidad incipiente. Ah, se me olvidaba. La patria era también la Historia, es decir, el relato inventado, adulterado y ficcionado de siglos de acontecimientos épicos inexplicados que habían tenido lugar en la península, y que había que asumir por cachavas. Aunque fuera mentira.

Estos ya vagos recuerdos  -el tiempo produce vapores sobre la propia memoria personal-  me han venido a la mente al leer un párrafo de Antonio Machado, escrito en un artículo de prensa hace más de cien años, y que Miguel Ángel Aguilar trae a colación con acierto: "Nuestro patriotismo ha cambiado de rumbo y de cauce, que la patria no es una finca heredada de nuestros abuelos. Que la patria es algo que se hace constantemente y se conserva sólo por la cultura y el trabajo, que no es patria el suelo que se pisa, sino el suelo que se labra”. Oportuno recordatorio de un Machado siempre claro y de larga mirada. No es solamente una frase olvidada la que me lleva a pensar a contrapelo sobre el resbaladizo tema de las patrias. Lo es también la corrupción generalizada entre las clases dominantes españolas  -sean económicas, administrativas o políticas, es decir, poderes de facto o poderes de iure-  y el proceso catalán hacia no se sabe dónde. En tiempos cambiantes, de cambios mucho más profundos de lo que nos pensamos, en que las relaciones sociales y productivas van a tomar unos vericuetos poco democráticos y el individuo puede ser deficientemente respetado, conviene pensar en lo que queremos ser como colectivo. ¿Puede ser el territorio donde pacemos un lugar de encuentro y convivencia más participado por la ciudadanía? ¿Puede aún dotarse de una estructura que no sea ya más la finca ni el cortijo tradicional desde el que se nos ha usado y tirado tradicionalmente? ¿Puede reconciliarse el individuo con la política, de la que no creo que haya estado disociado del todo?  ¿Puede avanzarse hacia una mentalidad supranacional, pues los desafíos del momento están todos internacionalizados? No sé más que hacer preguntas y no perder aún los anhelos.




(Por supuesto, la imagen es obra de El Roto)


20 comentarios:

  1. El Roto hizo Filosofía. Yo voy por el segundo curso y he suspendido la del Lenguaje ¡¡

    Me pongo en la página de Pepe (Lopez Bulla), Interesante.
    Vivo en Barcelona (interesante)
    Colaboro con de la AAVV de Sant Antoni de toda la vida (interesante).
    Y me veo reflejado en palabras de personas que tienen blocs muy, muy interesantes.
    Este es uno de ellos.

    Poco más a decir.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos, mira que suspender Lengua, hermano, cualquiera lo diría, si te manejas de primera...tenim encara tant de dir, Miquel ...

      Moltes gràcies.

      Eliminar
    2. Te entiendo. Las cosas no son blancas o negras...
      Sort!!!

      Eliminar
    3. El blanco en estado total no existen, me dijeron gente de las imprentas. Qué curioso. El blanco es siempre una aproximación. Lo que no tengo tan claro es lo del negro.

      Eliminar

  2. Preguntando se puede llegar a casi todos los sitios. Mejor no perder las esperanzas, Fackel.
    Esperemos que la pación (término que aquí se da a la comida del ganado vacuno cuando es verde, pasto verde fresco) de la finca pueda volver a ser comestible.
    A uno de mis abuelos se le conocía por Patria, mire usted qué cosas. (ay mi leísmo laísmo tan típico de aquí)
    Saludos y salud

    m.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mas no basta con la pación, sospecho. Aún hay mucho empanarrado que no quiere salir de esa condición y así pasa la vida, pero esperemos.

      Bueno, sobre motes, apodos y otros remoquetes, nada que decir. Quien más o quien menos, sobre todo de otro tiempo y espacio, ha llevado sobre su testa un segundo nombre que a veces era el primero.

      Nada que objetar al laísmo, oiga. Salve.

      Eliminar
  3. Sí se puede Fackel, reteniendo los anhelos y actuando cada uno con sus posibilidades, sin siquiera pretender hacer cosas extraorinarias, con un simple dar lo que queremos recibir, ser con los demás como queramos que sean cono nosotros. Simple ejemplo, lo que analizas en tus entradas de blog, pueden tener la repercusión que ni tú imaginas. Y vas influyendo, abriendo mentes y criterios, que con el tiempo derribarán fronteras y hermanarán. Mucho malo hay en la patria, pero también nosotros integramos su patrimonio, preocuparnos por nuestra calidad de individuos es una gran contribución para el suelo que amamos, a pesar de desgracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poco podemos hacer frente a los aparatos mediáticos que van a la par de los entes de poder, muy poco, salvo quedarnos a gusto en nuestro fuero interior. Personalmente pienso que el término patria está tan desprestigiado, vaciado y asignificativo como el vocablo nación. Pensemos más en los contenidos. ¿Por qué será que los que más han pronunciado esos sustantivos son los menos respetuosos que he conocido? Y mira que he conocido...Hay que ir más allá, al fondo, a la sustancia social e individual, apelar al tesoro de la conciencia de cada habitante, esa sería la clave. Los nombres importan menos que ese patrimonio humano en el que debemos reconocernos, y que, desgraciadamente, no siempre es fiable, Sara. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Esa frase tan lúcida..."no es patria el suelo que se pisa, sino el suelo que se labra" es algo que tendríamos que llevar en un letrero bien grande, en negritas, para destacar y no olvidar...y conste que vivo sobre otro suelo distinto al tuyo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Hay algo de lo escrito, y antes pensado, por Antonio Machado que no debiésemos llevar en la conciencia para tener una actitud ética que nos rija? Es un faro. Por cierto, los suelos pueden ser distintos pero sospecho que gravitan bajo coordinadas no sustancialmente opuestas. Salud.

      Eliminar
  5. ¡Qué bien lo expresas Fackel! y también qué bonitas palabras de Machado"...que no es patria el suelo que se pisa, sino el suelo que se labra..".
    Son estos momentos complicados.Yo estoy en Cataluña. Las banderas no digo lo que me remueven porque habría quien se ofendería. Me parece más importante lo social, la dignidad para todas las personas que cualquier bandera. Creo que hace falta darnos cuenta de que el proceso globalizador está conllevando unos vericuetos que nos afectan de un modo que da miedo. Y veo que sin participación de una ciudadanía organizada que ponga límites a las gestiones de lo común, de lo público, desde una perspectiva rompedora, y que supere los clientelismos esto se hunde, al menos para la plebe, que somos la mayoría.
    Dicho todo esto, y aunque resulta paradógico desear la independencia de un país, estoy por el derecho de autodeterminación porque entiendo que tener que acatar lo que dice un gobierno que no respeta ni el idioma, es el colmo. Que la gente decida es lo que defiendo. Y bien es verdad, que la independencia tampoco va a librar a nadie de los suprapoderes, ni del gobierno corrupto autonómico, jode que te digan siempre que no y más estos casposos dignos de la serie de películas de Torrente.
    Y resulta paradógico ,y creo necesario que se sepa, aunque se va un poco de tema, que ahora que desde la Generalitat se ha hecho toda esta pantomima y Mas nos pide compromiso y que hay que celebrar la consulta del día 9N, bla,bla,bla..., los Mossos hayan cursado denuncias y haya juicios a la vista por un tema de defensa del derecho a decidir en temas importantes para la ciudadanía. El 25 de Mayo, en Catalunya, se pusieron mesas en lo que se llamó el Multirefendum para permitir al ciudadano expresar qué modelo energético desea, o si está de acuerdo con auditar la deuda, entre otros temas. El poder se llena la boca del Dret a decidir, pero sólo cuando ellos dicen.... Y esto me cabrea...Este es un momento complicado y muy interesante. A ver de qué somos capaces...
    Salud y sonrisas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si las banderas suponen una abstracción y un desplazamiento de los problemas REALES de la gente,sobre todo de las capas más desfavorecidas, que en cualquier momento podemos serlo todos y de alguna manera ya lo estamos siendo, no me interesan las banderas. De hecho no me interesa ninguna ( con respeto para alguna histórica que intentó una redención social que se malogró)

      Eliminar
    2. Tal vez al nacionalismo independentista habría que preguntarle si tiene claro los desafíos de la globalización, del control de las oligarquías, de las medidas del FMI, BCE, UE y cualquier otro suprapoder, antes de dar cualquier paso. Y lo digo por ellos y por todos los que están depositando tantas esperanzas en procesos poco claros, que no deberían depender tanto de anhelos e ilusiones como de certezas.

      Eliminar
    3. Pero me gusta tu final: momento complicado y muy interesante. A muchos nos atraen los abismos o los saltos a la novedad o la posibilidad de saldar viejas cuentas pendientes...Yo mismo, poblador de la Meseta, sigo con interés y la máxima objetividad y comprensión posible el proceso catalán. Pero van a pasar tantas cosas a nivel mundial, algunas hasta muy graves y determinantes, que no puedo por menos que ser un escéptico de todo dios.

      Eliminar
  6. No se si es el momento es adecuado, pero cuando lo es?, el proceso de independencia del país catalán es irreversible, como lo será el vasco, el gallego...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pilla muy escéptico...los conceptos, los mitos, lo concreto...todo me pilla muy descreído, lo siento.

      Eliminar
  7. La decencia no se trata de que existan mas o menos patrias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Roto no dice eso. Dice que se dejen los que se llenan las bocas con lo de patria de historias y sean más decentes. Se dirige a los que se han aprovechado de las patrias y los que se aprovecharán en el futuro. Supongo.

      Eliminar
  8. Con una sola "patria" ya vemos la decencia que hay

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre fue obvio, a muchos nos sobra incluso ésa. Como para tener más.

      Eliminar