.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







martes, 23 de septiembre de 2014

Mis




...mis fragilidades...mis miserias...mis vacíos...mis incapacidades...mis limitaciones...mis pesadillas...mis dogmas...mis incomprensiones...mis ataduras...mis intolerancias...mis cegueras...mis desconocimientos...mis cinismos...mis insolidaridades...mis olvidos...mis torpezas...mis pérdidas...mis fanatismos...mi suicidio...

...mis etcéteras que no llevan a parte alguna
                                




(Ilustración viñeta de Guerra)



14 comentarios:

  1. Tranks, la muerte le librara de esas tres letras, y de las cuatro y ... sigo enumerando? ;)

    ResponderEliminar
  2. Cada día noto inexorable el paso del tiempo en MI cuerpo. Pero MI cuerpo no pertenece a MI mente e intento separarlas siempre (tradición metafísica dominica).
    El Mi debería utilizarse lo mínimo, pero convencidos como estamos de que hemos de vivir 1.000 años de los cuales seremos jóvenes 999, no maduramos ni cuando tenemos 65.
    Y la demostración es evidente. Dos personas rozando el medio siglo de vida han roto la convivencia en mi pueblo de siete millones y medio de individuos, y les han hecho aflorar sus "MI".
    Cuando uno utiliza el "MI" sale a colación el instinto de propiedad, y el instinto de propiedad es ultracapitalista, man que les pese a los de izquierda, las unidas y las desunidas; es paradójico que, unos partidos políticos de izquierda, unos sindicatos de izquierda y, una masa de izquierda, antepongan la lucha por las diferencias a la lucha de clases.
    Por otro lado, una ruptura, la quiere siempre el rico con respecto al pobre, por creer que vivirá mejor.
    Deberíamos pensar, reflexionar que dicen los del diseño de las palabras.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo, pero más allá de las fronteras de tu pueblo, como dices, te diré que hay izquierdas o librepensadores que no están en la misma onda, que siguen teniendo claro donde está lo axial de la injusticia, la barbarie y la identidad (la profunda, no la circunstancial de la superestructura althusseriana) Martingalas, hermano, martingalas para cambiar algo y que todo siga igual. Cuestión de tiempo caer del carro, allá cada cual luego con sus frustraciones.

      Eliminar
  3. No tiene pérdida el artículo que viene hoy de Juan Goytisolo, nada sospechoso de veleidades reaccionarias ni intolerantes, sobre el tema de los MIS

    http://politica.elpais.com/politica/2014/09/23/actualidad/1411500494_900371.html

    Naturalmente, hay que tener actitud de diálogo y sin enredarse en cierto asunto recupera un brindis por las mejores herencias española en materia de ideas, esfuerzos y aportaciones que, como constante de la historia española, resultaron fallidas. Decir fallidas en España es decir que no las dejaron ser, y eso no implica librar de responsabilidades a las deficiencias propias de quienes las promovían.

    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Francamente interesante el artículo. Juan G me pareció clarividente siempre, muy informado, con capacidad de debate y argumentación. Pero me parece que últimamente se siguen más los sentimentalismos y las emociones que el pensamiento reflexivo y cabal. Allá músicas, que todo es pasajero.

      Eliminar
  4. A mi me parece mal los "mis" pero siempre he creido que era como una especie de "vicio humano".
    "Mis hijos". este no lo pongo al azar. Creo que este es el peor de todos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, suele ser. Ya en la Biblia se sacraliza lo de Mis hijos. Cuando la necesidad de reproducción de la especie deja de ser inteligente para ser emoción y mito, los MIS son dañinos. Ya veremos en breve, con la superpoblación mundial que aún aumentará, si se considerarán los MIS con el mismo carácter. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Acabo de leer el comentario de Juan Goytisolo.
    Gracias ARIADNA, es muy bueno , muy bueno.
    salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enjundia ya tiene. No obliga a nadie a pensar igual, pero debería considerarse tal pensamiento. Juan G sabe mucho de pueblos, naciones, culturas como para no tener asimiladas las experiencias que le historia ha daparado.

      Eliminar
  6. el imperio de los MIS ha gobernado los NOSOTROS los siglos de los siglos...y todavía hay papanatas que vocean "¡amén!"
    .
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cómo que si los hay! Y pensar que una minoría llamémosla Oligarquía para entendernos, sabe cómo utilizar el término MIS con conocimiento de causa y propiedad. Esos sí que saben, muy a pesar nuestro. Salud.

      Eliminar
  7. ¡Mi libertad como individuo! Salut!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi libertad como individuo tiene sus riesgos, su precio y su compensación. Pero no hay libertad de uno sin la de todos. Un abrazo, Krust.

      Eliminar