.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








domingo, 20 de julio de 2014

El escandaloso encanto de los energúmenos














He puesto el título pensando en aquel otro de la película buñuelesca El discreto encanto de la burguesía. Por nada, simplemente porque construir un titular siempre me pareció una arquitectura importante de lo que se puede escribir detrás, aunque gran parte de las veces un titular baste y constituya por sí solo la forma y el fondo de un artículo. Con ganas me quedo de dejarlo en cabecera y terminar la entrada aquí mismo. Pero el cuerpo me pide desahogarme. La chica de la foto habla por sí misma y, sin embargo dice más en un sentido y poco en otro. Juventud, pose, estética cuidada, atracción, mirada larga, tierna y aparentemente clara, parece recién salida de la típica imagen de un ejemplo de mujer de la american way of life. Pero se trata de una adaptación visual al espectro israelí que nos da el pego. La joven mujer podría ser una modelo de pasarela, una empresaria de éxito de las páginas salmón de un diario occidental, una antigua alumna de un colegio de pudientes o una madre de familia que posa para el libro de ídem. También cabe que sugiera placidez para un hombre de avanzada edad que reprime sus oscuros deseos o la imagen de un futuro de bienestar, paz y concordia a la que desde su dulce mirada parece invitar a todos. A tirios y a troyanos, a humildes y a soberbios, a obreros y a emprendedores triunfantes, a israelíes y a palestinos. Pero, oh la lá, leo que se llama Ayelet Shaked y que es diputada de Hogar Judío, un partido religioso de extrema derecha. Leo en la página de la agencia Europa Press: "La diputada del radical partido israelí Hogar Judío Ayelet Shaked ha pedido la muerte de todas las madres palestinas por dar a luz a 'pequeñas serpientes', según hizo saber hace dos semanas en su web de Facebook. 'Tienen que morir y sus casas tienen que ser demolidas. Son nuestros enemigos y nuestras manos deberían estar manchadas de su sangre. Esto se aplica igual a las madres de los terroristas fallecidos', ha escrito la diputada. 'Detrás de cada terrorista se encuentran decenas de hombres y mujeres sin los cuales no podría perpetrar atentados. Ahora todos son combatientes enemigos, y su sangre caerá sobre sus cabezas. Incluyo a las madres de los mártires, que les envían al infierno con flores y besos. Nada sería más justo que siguieran sus pasos', según el post que publicó el pasado 7 de julio." En fin, creo que son habladurías, que la chica es solo algo montaraz de lengua y que los tabernarios que se juntan con ella la corean para gozar de su belleza y no perderla. Y es que la envidia nos mata, hermanos. Os dejo un par de enlaces, sin poder reprimir del todo mi estremecimiento por el odio del que es capaz el género humano de generar. 


http://www.diariodelaire.com/2014/07/todas-las-madres-del-mundo-poema.html

http://www.europapress.es/internacional/noticia-diputada-radical-israeli-pide-sean-asesinadas-todas-madres-palestinas-20140718145953.html

http://radiomacondo.fm/2014/07/17/el-fascismo-de-las-jovenes-israelies-en-twitter/




15 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¿La de Yahvé o la de Sión o la de USA?

      Eliminar
  2. Si la frase es cierta y si su petición es real es de tal dureza y de tal carencia de gramos racionales que apenas cabe imaginarlo. Aquella solución final que inventaron los nazis para exterminar a los judíos ahora reaparece en otras latitudes para borrar Palestina de cualquier mapa. La barbarie es barbarie, aunque tenga una epidermis bella. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo, porque cuesta creer que puedan decirse esa clase de ¿expresiones? Pero se ve que el nazismo tiene una larga trayectoria, antes, durante y después de los propios nazis. Y no hay manera de corregir. La barbarie es barbarie y las epidermis y dermis permanecen bajo sospecha.

      Gracias, José Luis.

      Eliminar
  3. Gélida mosquita muerta preñada de odio y con las alas repletas de misiles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una castigadora nazi con otra clase de uniforme.

      Eliminar
  4. Cuesta creerlo...pero la bestialidad quizás no siempre se corresponda con el rostro que porta.
    =(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que no. He conocido también hombres afables y de buenas maneras francamente hijosdeputa. Perdona la expresión, pero nos entenderemos mejor.

      Eliminar
  5. He añadido un enlace más perteneciente a Radio Macondo que me desborda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es desbordante. También corren por ahí unas fotos de niños israelíes escribiendo en los misiles y bombas mensajes dirigidos a las víctimas. Como cantaba Gato Pérez: SOS, socorro, urgente, el mundo en manos de delincuentes. No sólo cargan de bombas sus aviones y sus tanques, es mucho peor, están envenenando el futuro, lo están cargando de odio.

      Una vez más, se agradece el contrapunto de el niño anarquista.
      "Vencerán, pero no convencerán".

      Eliminar
    2. Cierto, he visto esas fotos y me he quedado de piedra. Lo malo es que si la vorágine es recíproca (por parte palestina y árabe en general) el odio y su espiral están servidos ad infinitum.

      Lo del niño y Chaplin es delicioso, hombre. Y no va descaminado.

      Eliminar
  6. Ejemplo de que la imagen exterior no tiene nada que ver con el interior de alguien. Yo le veo cara triste y me enternece, fíjate...las apariencias engañan, está claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si miras otras fotos, ídem, y explota su capacidad seductora, no me cabe duda, pero luego la ves junto a oficiales nazisionistas y te espantas.

      Eliminar
  7. "Que algo habrán hecho" - la conciencia del estar ahí como justificante, imperio categorial del alcance de la bomba inteligente o lela.... Es eso figura común del victimario. En el caso de la mujer, se da una vuelta la emoción- punzada por el vientre y se legitima el cierre de la fábrica reproductora. Son clásicos de nuestro decir, ese hermoso decir del humano, poético y bello. La palabra "hogar" es lo que tiene (v.g. ¿habla en la mujer parlamentaria, la bella de la foto dicen, a través de ella y a pesar de ella, el Hogar Judío?). Hogar, ¿no es hermoso? El hogar salva... y en esa pulsión, allí donde está lo que salva habita el peligro de lo que escupe... ¿Cómo mirar todo esto? ¿Ella es de los nuestros? ¿Es de mi tribu, de mi especie...eso soy yo? ¿Cómo mirar y, después de mirar, cómo seguir viviendo? ¿Debemos desear un hogar si es ese el riesgo?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suena todo tan ancestro, Luis, como si nada hubiera cambiado, solo que se ha multiplicado la especie hasta límites en que unos animales de la misma sigue desgarrando y devorando a otros, y a mí que no me toquen mi limes, mi cives, mi hábitat, mi tribu, mi hueco, y más si tengo caché, el derecho de propiedad que lo invade todo y ya no se sabe qué fue primero o es primero, si la seguridad, la pertenencia a un ente abstracto llamado Estado, no hay garantí de nada y cuando se duda de ella solo queda la opción de disputar a otros el espacio, la alternativa triste de la guerra, es decir de matar y expulsar y privar a otros de la participación en unos territorios, eso es válido para esa tierra maldita de Palestina/Israel, sin la guerra segunda mundial los sionistas no tendrían ese particular espacio, se les dejó ocupar un territorio para que no tocaran las narices a los intereses occidentales y siempre tiene que pagar alguien el pato, no hay solución, no la hay, habrá un cambio cualitativo antes o después pero volverá a ser de sangre y fuego y vete a saber si la bola que origine no nos atrapará a todos. A veces pienso, Luis, que en Occidente nos hemos acostumbrado a la quietud beatífica de que somos el modelo, para los de dentro y los de fuera, el objetivo a alcanzar, cuando en realidad, tal como el sistema prevé sus modos y maneras de obtener sus beneficios en el jodido mercado mundial y complejo, es falso y una soga al cuello y un vivir a espaldas unos de otros y explotando unos a otros, no hay solución, lo siento, no creo en la paz posible en ninguna parte. Las demoras se interpretan como conquistas de una situación nueva, tranquila y pacífica, pero sospecho que si son solo retrasos en no llegar a ninguna parte lo que nos espera es siempre lo que fue antes: circunstancias cambiantes, los de arriba ahora llegarán abajo, o no, y los de abajo sin garantías de lograr estabilizarse...La dinámica natural aplicada a las culturas, civilizaciones y transcursos de la historia no es para ser optimistas...Pero son bobadas mías, estados de ánimo míos, pesimismos míos, que cada cual siga soñando con sus fantasías adaptadas a lo Walt Disney...salvo que llegue aquello de "y este cuento se acabóóóóóó". En fin.

      Eliminar