.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







viernes, 18 de julio de 2014

La fecha que nunca existió
















Aquella fecha, fatídica para todos los habitantes de la granja de entonces, nunca existió. Los que crecimos a la sombra de la bota de lo que aconteció en una fecha inexistente hemos estado equivocados. Quien más o quien menos percibió en su carne la onerosa presión de la canícula, extensa, ardiente, destructora. Muchos de modo directo, en pocos días, en tres largos años, en cuarenta más de secuelas sin fin. Pero todo aquello debió ser imaginado. Una mala, si bien larga, noche. Una pesadilla más que un sueño. Una deconstrucción total, más que una épica. ¿La sangre y el fuego? Anécdota. Pero eso sí, un antes y un después que no estoy seguro que se haya cerrado. Siempre se vive en un estado de transición. Es el estado natural de la naturaleza. ¿Cómo no iba a serlo de las sociedades? Cantidad ingente de testimonios escuché en mi infancia, más en mi juventud, muchos más en las últimas décadas. ¿Serían relatos imaginados? Pero a los que nos gusta pasearnos por la invención, es decir no inventar las cosas sino hacer como si no hubieran existido (ésa sí que es una verdadera invención) aún nos hieren las imágenes de lo que algunos se empeñan en decir que aconteció. Que no, que no pasó nada. Tranquilas, almas cándidas de la granja. Tranquilas, nuevas generaciones, que todo es susceptible de volver a inventarse. Nada de hacer caso a los viejos, que quedan pocos. Menos de los libros, que son un aburrimiento. Total, las mismas instituciones de aquella fecha inexistente y nuevas formas de ignorancia y entretenimiento se han adaptado a las circunstancias del presente. Objetivo: salvar, como siempre el negocio y la bicoca.  ¿Hubo alguna vez una historia anterior de la granja?  ¿Qué me cuentan, si apenas la hemos conocido?  El después hizo tal tabla rasa que la puerta a los errores sigue abierta. ¿O será solo la de lo imaginario?  (Resuena todavía el unamuniano venceréis pero no convenceréis...¿será porque sigue en vigor?)


NB. Pongamos una nota de humor con el trozo de una película de Chaplin:




8 comentarios:

  1. "Quienes no recuerdan su pasado, están condenados a repetirlo"
    =(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en este país se recuerda muy mal el pasado, y lo que es peor, se conoce poco o nada...no quiero ser especialmente pesimista. Gracias, Neo.

      Eliminar
  2. "Aquella fecha, fatídica para todos los habitantes de la granja de entonces,..."
    A este comienzo me vas a permitir que yo le ponga un pero, "fatídico para los habitantes de la granja de entonces"... y para los de ahora. Porque la historia se puede obviar, incluso olvidar pero sus consecuencias duran décadas, incluso siglos y su oleaje nos sigue llegando aunque seamos ignorantes de ello.
    Aquella fue una fecha maldita para este país y seguimos pagando las consecuencias, no hay más que mirar a nuestro alrededor y oiremos que, en un análisis objetivos, aún retumban los ecos de aquel funesto 18 de julio...

    Y lo más triste es eso, que para la mayoría parece que fue una fecha ficticia, una fecha que nunca existió.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, debería haber evitado el "entonces", y tentado estoy de eliminarlo, pero dejémoslo en su apreciación que tú ahora matizas tan bien. Fue una fecha que como poco (y no es poco) condicionó todo el futuro...hasta nuestros días. Suma a ello el sufrimiento a tanta banda, el crimen impune, la injusticia y la corrupción por doquier (fortaleció la tradición de caciques y clientelismos que venía desde siglos anteriores) el lento despegue económico, etc. Y encima seguimos con una configuración territorial sin tener resuelta, olé tu sal, y una dudosa posición del Estado que tiene bastante abandonado a sus ciudadanos: la oleada de privatizaciones es una gran traición a la ciudadanía y al concepto de lo público, entonces ¿para qué leches sirve un Estado? ¿Para mantener castas privilegiadas circunstancialmente y que a la primera de cambio se pasan a los negocios privados?

      La fecha que nunca existió pero que a muchos muchos nos marcó. Pero de todo hay que aprender, ¿no, Joaquín?

      Eliminar
  3. Cuanta razón y cuantas ilusiones perdidas en estos años con las mismas instituciones de aquella fecha inexistente y nuevas formas de ignorancia y entretenimiento
    .
    Con tu permiso me llevo la granja de entonces, para que lo lean las nuevas generaciones, porque gente del año 45 quedamos pocas.
    En caso de que cualquier tipo de inconveniente lo retiraré de inmediato.
    Que tinguem sort!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que tinguem sort! Lo que acabas de decir fue parte del testamento moral que me legó mi padre (junto a otra expresión: que no conozcaís otra, ya sabes a qué se refería, él que había estado en una)

      Reconfortan vuestras opiniones, Josep.

      Eliminar
  4. Lo he leído a posteriori.. Antes he pasado por Josep.
    Mi respuesta está allí y me sigue gustando Unamuno, mucho.
    Al igual que hay voces perdidas y escritores recónditos (perdón por traer a colación el nombre), hay mentes que han arrinconado.
    Salut desde Barcelona

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Naturalmente, Miquel, que hay voces perdidas, enterradas y relegadas por los vivos. Mal conocidas, porque muchas veces no ha interesado ni a tirios ni a troyanos tenerlas en cuenta.

      Salut y sort.

      Eliminar