.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








domingo, 15 de junio de 2014

Imaginario, 97.




Una jauría de perros domésticos, cuyos amos mostraban una actitud de salvajismo sumamente peligrosa, abandonaba sus collares y venían conmigo, entregados, mientras a lo lejos los innobles laceros lamentaban la defección de los justos.



2 comentarios:

  1. Los innobles son adictos a la afección, a la adhesión inquebrantable, al trance de la lealtad, a la alianza y al reclutamiento, a permanecer atados con los collares de siempre.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero que no quieran atarnos a los demás...si tanto les gusta ser de sus amos.

      Eliminar