.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







domingo, 15 de junio de 2014

Imaginario, 96.




Llegaban los gitanos nómadas y les dábamos regaderas, palanganas, grifos desusados, barreños y otros objetos de cinc que ellos revendían. Y una niña de cabello enmarañado con el que jugaba a hacerse trenzas, que no era ni morena ni rubia, y que no dejaba de mirarme y de ir siempre tras de mí me decía: me quiero quedar aquí contigo porque eres un saltimbanqui como yo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada