.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








lunes, 9 de junio de 2014

Imaginario, 82.



El pedestal que se erige en el mirador estaba vacío, me subía a él y contemplaba la espléndida vista. Sin embargo no podía evitar la sensación de que había perdido la ciudad. Me bajaba corriendo para no convertirme en estatua por toda la vida.



2 comentarios: