.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







domingo, 8 de junio de 2014

Entrevista a Fool. Reaparecen los dichos y contradichos.















Recientemente ha reaparecido el blog Dichos y contradichos tras unos cuantos meses en cuarentena. Nos ponemos en contacto con Fool, autor del citado blog para hacerle alguna preguntas capciosas.

Fackel. Tras esta cuarentena, ¿llega de nuevo para mucho o para poco?

Fool. Para una eternidad.

Fackel. No nos diga que le vamos a tener que sufrir de aquí hasta el infinito...

Fool. Así es, solo que el infinito se mide en dos o más direcciones, por lo que si el blog desaparece mañana o se vuelve a tomar una siesta dentro de diez días cabría considerarlo una infinitud. 

Fackel. Por lo que vemos para usted el infinito no es algo meramente temporal...

Fool. En absoluto, más bien es un asunto de intenciones. De ahí que una cuarentena, algo así como cuarenta días, cuarenta noches, cuarenta mediodías, cuarenta medianoches, cuarenta madrugadas, cuarenta vespertinas, cuarenta asimilaciones, cuarenta diarreas, cuarenta por cuarenta etcéteras, haya supuesto una buena medida para valorar si merece la pena retornar a los desahogos y otras excrecencias.

Fackel. ¿Quién se oculta tras Fool?

Fool. Tras Fool no se oculta nadie, sino más bien al contrario, se revela el loco que uno lleva dentro.

Fackel. No diga eso, sus recomendaciones rezuman apariencia de cordura, sensatez y buena voluntad.

Fool. Tú lo has dicho, aparentan todo eso pero no son sino retortijones de las palabras.

Fackel. ¿Cabe la posibilidad, por lo tanto, de que usted se repita en sus aseveraciones, regañinas, insatisfacciones y moralinas?

Fool. Naturalmente, como se repiten la sucesión de los días y las noches, las costumbres monótonas, los vicios, los bostezos, los guiños, los partidos de fútbol, las digestiones y los actos más espurios que caben en el alma humana, tan carnal ella.

Fackel. ¿Tan pocas modificaciones se ha encontrado en el ambiente para obligarse a volver?

Fool. No, no, cuidado, yo no he vuelto por sentido alguno de denuncia ni de conciencia ni de humanitarismo ni mucho menos de misiones sobre los primitivos actuales que me rodean. Solo por capricho personal, intrascendente para otros, acaso transgresor para mí mismo. Pero lejos de mi pretensión queda el llevar mensajes de salvación sobre la humanidad circundante, que ya se han hecho muchos y además ya es mayorcita para perderse del todo, como parece que es su empeño. Pero bueno, si se lo pasa bien en el caos, nada que objetar.

Fackel. No me niegue que a veces no le tienta ser corregidor de conciencias.

Fool. Qué va. A estas alturas uno sólo se cabrea casi meramente por estética, o mejor dicho, por la estética deprimente que percibe o por la carencia de estética, y el olor nauseabundo a vacío que se respira. En el fondo pienso: loco, que se inquieten otros. Dicho de otra manera: que cada palo aguante su vela.

Fackel. Cualquiera lo diría. Ese tono cínico y bastante jocoso ¿es una treta o es que se está desviando del buen camino?

Fool. El recto camino no lo ha encontrado nadie. Nadie anda ni andará jamás en posesión de verdades y salvaciones. Todo es de una geometría pasmosa, de una geometría en parte tradicional; aquello de lo oblicuo, lo perpendicular, lo paralelo, lo secante, etc. sigue atravesando nuestras vidas, y no siempre únicamente en el plano formal. Pero hay otra geometría, la de los mil y un fractales que nacen y mueren cada día en nuestras actitudes, de manera improvisada muchas veces, que tienen vida propia, que no siempre se adecuan a la obsesión por el orden y el acatamiento en que se emperran los pragmáticos de la falsa autoridad y del business. Admito mi renacido cinismo, pero me considero un aprendiz torpe del mismo.

Fackel. No queremos hacer larga esta interviú, para no aburrir a nuestros fieles lectores. Vemos también que ha cambiado el logotipo, digamos. El anterior, aquella bola negra, el cuadradito rojo al lado, como echando un pulso al volumen, y el lema adjunto, estaban muy logrados. ¿Los ha desechado?

Fool. Si supieras de qué se trataba aquella siniestra esfera...Lo que no entiendo es como lo mantuve tanto tiempo. Pero, bueno, también los cristianos mantienen la cruz y no les aburre, parece ser.

Fackel. ¿Y esta representación que incorpora a una cabecera más sencilla?

Fool. Permanece lo geométrico, con permiso del señor Rodchenko y la señora Stepanova. Y qué quieres que te diga, no sé si era el anterior logotipo más abstracto que este. No sé si introducir a una lagartija lo simplifica o lo complica aún más. En el anterior se echaban pulsos ciertos poderes, el efectivo y el potencial. En este de ahora hay una aproximación entre mundos. Comprendo que para que se entienda debes convertirte en un fool como yo.






11 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Son dos pájaros de cuidado, ya lo creo, je.

      Eliminar
    2. Las pájaras tienen peor fama, animalicos tod@s, anima locos tod@s, al fin y al cabo "vogel".

      Eliminar
    3. Según, hay cada tarado masculino...

      Eliminar
    4. De ahí,quizás, el origen de las amazonas....y si ama-zona pare uno , o más, de esos ...jajjj, menuda "pájara" corre el peligro de pillarse.

      Eliminar
  2. Estoy completamente loco por tu locura...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vade retro, antes de que te contagies excesivamente.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Toma y a mí, siempre buscando elsol.

      Eliminar
  4. El tal Fool es otro que apoya el caos antes que el orden porque ya sabe que el primero es más entretenido y está mejor organizado que el segundo.
    A ver qué nos cuenta.

    ResponderEliminar