.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








sábado, 24 de mayo de 2014

Imaginario, 54.




Una muchedumbre venía corriendo en dirección opuesta a la mía y según se aproximaba se iba reduciendo en número. Hasta que al llegar a mi altura todos desaparecían, dejándome la vía expedita.



6 comentarios:

  1. Con tu permiso :)

    http://500px.com/photo/71511951/exit-by-sof%C3%ADa-serra

    ResponderEliminar
  2. No hay nada mejor para despejar el propio camino que deshacerse de todos nuestros egos.

    (Enhorabuena por tus "Imaginarios", caen como pequeños guijarros sobre la orilla del agua en calma, pero sus hondas se propagan más allá de ella).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces esos egos vienen al encontronazo con nosotros, ¿no? Gracias, Loam, necesito dar rienda suelta a este Imaginario porque el Realidario cotidiano me deprime y me desasosiega mucho. Y no sé por qué sospecho que a partir de mañana a estas horas todavía más.

      Eliminar
  3. ¿ Quién/enes iba/n en contra dirección ?, ¿ Todos o tu ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las direcciones opuestas se retroalimentan, por eso son opuestas. Para ellos yo voy a la contra, para mí...me los encontraba por el camino. Pero en esta jodida vida no te dejan ir a la bola así como así.

      Eliminar