.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







lunes, 31 de marzo de 2014

Transcurso de las palabras

















...las palabras transcurren a través de parte de los canales que también se ofrecen al alimento o al amor...¿será porque, sean migajas o banquete, las palabras acuden siempre al rescate del hambre de los hombres?


En recuerdo de los cien años del nacimiento de Octavio Paz.



8 comentarios:

  1. Pueden representar algo más subliminal de lo que su estructura aparentemente indique y ello resulta inquietante porque entonces se convierten en esclavas de su intérprete. Me prometí escribir algo al respecto en su día pero todavía no ha llegado el momento, jajjj, ahora me dedico a la costura atrasada y no veas cómo puede relajar a alguien que como servidora que nunca dispuso de tiempo para "coser y cantar"; pero ahora que dispongo de más tiempo psicológico puede que lo haga.
    Buen recuerdo. Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las palabras deberían estar al servicio del pensador-emisor-sentidor, ¿no? Si uno se siente esclavo, las palabras serán las e un esclavo, me temo. Pues mira, lo de la costura puede servirte para ese juego interior de palabras que te liberen de otros monstruos, y las puntadas de los dedos pueden aliarse con las puntadas de tu ingenio.

      Eliminar
  2. Sobra un qué, (o varios) lo siento, es que a mis dedos les encanta teclear de más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más vale que sobren que no que falten, jej.

      Eliminar
  3. Me ha gustado mucho el texto que has puesto, y también soy de la opinión de que las palabras nos liberan, sólo si las usamos con malicia podemos acabar siendo esclavos de ellas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La liberación por las palabras seguirá siendo un constante debate...a veces enredan, se rebelan contra nosotros, no se adaptan de la mejor manera a nuestras intenciones, o bien lo hacen a pesar y en contra de lo que pensamos, no siempre las cuidamos o las controlamos o dicen cuanto pensamos, acaso porque no tengamos claro lo que pensamos, pues pensamiento y palabra se alimentan mutuamente...Un abrazo.

      Eliminar
  4. Encuentro apasionante este tema de las palabras, yo creo que liberan porque incluso cuando te equivocas, cuando caes en la cuenta, puedes rectificar y además aprendes algo. Y si no se entiende lo que quieres decir siempre puedes tratar de aclarar tu postura. Creo que lo mejor de las palabras son el debate que generan, que siempre aporta algo.
    Y aprovecho para comentar que el personaje apocalíptico de la otra entrada saca lo peor de mi, y al leer mi comentario lo encuentro muy seco, y es que ese individuo representa para mi lo antinatural, la faceta más retorcida del ser humano. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con ese primer párrafo, nada que añadir. Sobre los apocalípticos y cavernarios poco puedo decir, es siempre su problema. Lo malo es que si tienen influencia y poder causan división social y ahí hay que pararles los pies.

      Eliminar