La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







lunes, 6 de enero de 2014

Diario del día de los Magos




















No, no he sido bueno ni condescendiente ni cumplidor ni cariñoso ni fiel, ni etcétera...ni se vislumbra en mí una leve mejoría. Al menos dejé limpios y relucientes los zapatos (debería comprar otros, que estos van estando muy gastados) No hay mal que por bien siga siendo sino mal. Salí a la calle, ante tamaño olvido de ellos, los viajeros de Oriente, por mi nulo merecimiento. Por allí andaban al amanecer, despistados (no me vieron fotografiarlos) O con problemas de conciencia. Porque los Magos son ateos de los dioses hoy en vigor. Y tienen motivo, o mejor dicho, claridad. Siguen una luz, un cometa, una trayectoria astral, una explicación del cosmos. Eso les guía, queridos míos. El conocimiento. También la generosidad, sin la cual no pondrían sus saberes en nuestras manos mortales. Pero los exégetas falsarios (uno de sus más importantes profetas, supuestamente existente, les llamó también sepulcros blanqueados, pero claro, eso es literatura) les cambiaron hace tiempo su título de esforzados indagadores por otro que toma el nombre de las testas coronadas de la monarquía occidental y cristiana. Ni hablar. Son verdaderos magos y no tienen ni prebendas ni súbditos ni territorios. Sí, tal vez el cielo protector. Protector porque da sentido a sus actos, a su búsqueda. Sin ellos y otros como ellos no tendríamos el mejor regalo: el de la inteligencia, el de la memoria, el de los sueños, el de la creatividad. Para mí estos viajeros son los mismos de nuestra infancia, sobre los cuales no nos contaron ni la mitad de la mitad de lo que podían  -pueden-  hacer. Si nosotros queremos.




6 comentarios:

  1. Quina entrada més interessant que fas, n'hi ha per reflexionar una estona. Mags que seguien la certitud de la seva creença basada en antigues indagacions estel·lars i en sofisticats aparells que ja predeien els eclipsis i les meravelles que ara encara no podem dominar ni dominarem. Homes de fe en la ciència i amb prou recursos per intentar aventures que els portarien a nous països i a conèixer nova gent no sempre acollidora, no sempre comprensiva.
    Salut sempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las leyendas antiguas se han ido acomodando a intereses varios, incluso en el seno de la Iglesia no fueron reconocidos durante bastante tiempo, luego se les adapta al gusto teológico, o mejor dicho, dela necesidad de parafernalia que tuvieran, las leyendas siempre son maleables, tanto tanto que hasta el mercado, supremo dios de nuestros días, los reconvierte- Nada hay puro...iba a decir salvo nuestras ilusiones, o las de los niños, pero tampoco, todo es debido a algo interior.

      Si en el trasfondo de la leyenda de los Magos están aquellos hombres de los zigurats, no sé si parte sacerdotes de sus religiones, parte hombres de poder, parte indagadores del conocimientos, no sé qué hay de cada, pues quiero ver el ánimo de fondo que persigue siempre a la humanidad, sobre todo a la más consciente: la curiosidad, la necesidad de interpretar y aprovechar el saber.

      La verdad es que el cristianismo es de los más manipulador y sincrético que ha existido, todo lo fagocitaba y lo que no digería, lo eliminaba. Y es que todo en él es tan humano, incluso ferozmente humano...

      Salut sempre y de momento inmediata para 2014.

      Eliminar
  2. Pues el sabio negro viene hoy que ni pintado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en Madrid la alcaldesa no se fió y lo pintó...

      Eliminar
  3. Mi querido Fackel, pero ¿no te has enterado de que hemos vuelto a los tiempos inquisitoriales y que hablas como un hereje? El saber y el conocimiento han vuelto a la oscuridad, o al menos han sido privatizados para los hijos de las élites, y la verdad vuelve a ser Única y Eterna, concedida al ser humano por revelación divina y de cuyo cuidado y transmisión se encargan los elegidos por ese ser divino para regir la Tierra en su nombre. Al menos durante dos años más si no espabilamos, trabajo que veo cada vez más difícil.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo sospechaba de mi propio discurso, Carlos. Como poco le llamarán a uno agorero, luego disidente, más tarde...No quiero ni pensarlo. Este vivir y no vivir en un desencuentro permanente con el propio país es insano, pero no es quién la canalla para que nos arrojen a las tinieblas externas. Son más débiles, aunque se aferren a la fuerza bruta. Aún tengo esperanzas de que haya muchas sorpresas y que este conservadurismo reaccionario de los ignorantes no se perpetúe. Porque si no...

      Pero sí, es tarea ardua que los españoles espabilemos.

      Gracias por hacerme saber de ti.

      Eliminar