.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







miércoles, 25 de diciembre de 2013

La aproximación















Acercarnos a la corazonada.

Algo nos ha llamado la atención entre la abundancia. No siempre la riqueza reside en la cantidad. El valor de lo que concita nuestro interés no se mide por lo que acumulamos. Entras en un gran almacén y la visión de cuanto se acumula allí te ciega. Huyes inmediatamente porque no distingues, porque no te gusta aquel apilamiento  que vuelve opaco el ámbito. Porque no encuentras diferencia que conlleve significado. Pero entre lo escaso, un pequeño museo de provincia, por ejemplo, encuentras un utensilio o una representación simbólica en forma de figura que pobladores de un tell antiguo dejaron como huella de su paso. Lo valoras, te acercas a él, lo miras.

Lo hablas, sí. Emites opiniones sobre su moldeado, el material del que está hecho, la constitución resultante que tuvo un uso, fuera cual fuese este. Todo eso se lo estás diciendo al objeto. Luego le preguntas, aun sabiendo que no siempre obtendrás respuesta. No dices: ¿para qué utilizarían esta cosa aquellas gentes? Dices más bien: ¿con qué fin hicisteis esta figura, este bártulo? Has creado en ese momento otra persona entre el objeto que miras y tú. A la que reconoces, no por un rostro que ignoras, no por una manera de ir vestida, no por una actitud que la haga ser descubierta, sino por una inexplicable sacudida de calor. Permanece en la sombra, tal vez de la sala, no solo de la historia. Pero tú con tu imaginación la has rescatado. ¿Por qué lo has hecho? Porque la necesitas.

La corazonada se ofrece en ese instante como diálogo. Al quedarte mirando aquel objeto ves mucho más. Guardas tus escasos conocimientos de arte y de historia y te aproximas. Cara a cara con la figuración de aquella escultura o con la abstracción de aquellos colores desnudas apresuradamente tu mente de prejuicios. No comentas: si esto lo modelaron o lo trazaron tal cual, ¿debido a qué? Te has acercado lo suficiente para ser más incisivo: transmitidme el arcano, te diriges a una presencia que no ves pero que percibes, mientras sientes que una invisibilidad se desplaza en torno tuyo. Tú, que estás aparentemente solo en la sala, donde el único vaho que se dibuja en ella es el tuyo. Donde los latidos exclusivos que se escuchan proceden de tu corazón.    



(Fotografía de Eve Arnold)


10 comentarios:

  1. Acercarnos al arte sin creencias previas. O a las personas. Eso sería un milagro.
    Feliz noche de Navidad, ya se acerca...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O mejor orillando prejuicios...eso sirve para el arte, las ciudades (inclusive las invisibles), los individuos...nuestro propio interior...

      Anda, ¿qué noche es ésa, Fedora?

      Eliminar
  2. La enigmática belleza de los museos de provincias, o cuando el objeto es sujeto y el diálogo que planteas tiene lugar, aunque nadie lo mencione. Eres sorprendente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tienes razón, Mikel, hay verdaderas visiones en esos lugares apartados, considerados menores, que escasamente salen en las guías renombradas. Y da gusto desviarse para verlos. Gracias.

      Eliminar
  3. Cuando menos te lo esperas el arte va y se pone de tu parte. Mientras uno llegue a esos vislumbres de vez en cuando, el mundo no estará perdido del todo.
    Encontrarse justamente extraído de sí mismo respirando con el objeto. La intuición directa soñada por los filósofos. El instante que premia un año de fatigas. La conciliación de todos los contrarios. Tú eres eso, que dicen los místicos.
    Por cierto, ¿no tendrás mano por casualidad en el ministerio de educación ecuatoriano, que pide profesores españoles?
    Buen solsticio haya tenido usted: el mío maravilloso porque es cierto que por sí solo no hace ningún ruido ni en la tierra ni en el cielo, tampoco en Marruecos, mi hogar de las fiestas religiosas ajenas. Zambombas la de siempre; los centros comerciales me han pillado lejos, y la familia sin este aguafiestas de cuerpo presente me lo agradece con cariño redoblado y reconfortante, luego al final resultan mágicas estas fechas. No como suele ser habitualo en las expectativas infantiles, sino en sus efectos fehacientes. Magia por incomparecencia. Nada como la descreencia para verse envuelto en magia frente a los creyentes funcionariales. Lo que quizás nos devuelve vagamente al tema...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay un filling entre nuestra mirada y el objeto, artístico o no, y eso genera vínculos, sugiere ideas, proporciona goces. Naturalmente, sin ser lo otro no somos tampoco nosotros. Pero según se interprete. Ser lo otro tomando como referencia El Corte Inglés, por ejemplo, bo conduce a nada más que la falsedad de la apariencia.

      No, lo lamento, no tengo mano ni en ese ministerio ni en ninguno, pero si te diriges a la Embajada de Ecuador seguro que te informan. A este paso vamos a vaciar el país y la cultura va a quedar en manos de los comerciantes; mal futuro.

      Uno vive tan dentro del cascarón que ya no percibe ni el solsticio, y afortunadamente tampoco las felicitaciones correspondientes a las fechas, cuya oquedad es manifiesta, y he observado que este año han bajado considerablemente. Los íntimos porque nos comprendemos y pasamos, los más alejados porque a veces ni se atreven, hay cierto descreimiento. No está mal, por algo se empieza.

      Eliminar
  4. __________(█)
    _______██████
    _____ ████████
    ___███████████
    ___ (░░░░░░░)░░░)
    ___(░(░█░░█░)░░░)
    __ (░░(░░●░░░)░░░)
    __ (░░░░◡░░)░░░░)
    _██(░░░░░░░░░░)██
    _███(░░░░░░░░░)███
    ████ ██(░░░)██ ████
    ████ █████████ ███
    ████ ████░████ ███
    (░░)_ ▓▓▓▓▌▓▐▓▓▓_(░░)
    (██) ███████████ (██)
    _____█████░█████_▓▓▓\
    _____█████-,█████▓▓▓▓▓)
    _____█████-,█████▓▓▓▓▓)
    ___(░░░░░░)(░░░░░) ▓▓▓▓)
    ______(███)_(███)▓▓▓▓▓▓)
    ____ (████)_(████)▓▓▓▓▓)-----Felices Fiestas---- ★MaRiBeL★

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz justicia, temple, fortaleza, salud, reparto de bienes, desarrollo, educación...Sin ellas, la Fiesta de la vida no es tal. ¿no te parece?

      Eliminar
  5. ¿Qué se imaginarán los que contemplen, dentro de 1000 o 2000 años los vestigios que dejemos nosotros? ¿Serán capaces de "vernos" o intuirnos? ¿Se aproximarán algo a lo que somos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues depende de la información que quede. De momento hay sobreabundancia de ésta, al menos formalmente, ignoro si se mantendrá, pero todo pinta que tienen más posibilidades de dibujar nuestra formas de vida y no sé hasta qué punto de pensamiento que las que hemos tenido nosotros de todo lo ancestro. Claro que no toda información es conocimiento. Hay que interpretarla. Y vivir el pasado siempre será imposible. En todo caso habrá aproximaciones.

      (Siempre me queda la duda de si esa información que en el futuro podrán disponer les hará entendernos mejor, pero intentar nosotros saber del pasado es francamente atrayente...aunque sospecho que tenemos también que proyectar mucha imaginación y cautela; dudo que alguna vez toquemos totalmente a los hombres de otros tiempos, pero intentarlo habrá merecido la pena, ya la está mereciendo, pregunta a arqueólogos e historiadores)

      Gracias, Oski.

      Eliminar