.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







viernes, 6 de diciembre de 2013







...escuchando en un noticiario a políticos de todos los pelajes hablar de este hombre me he dado cuenta de que hablaban solo de la mitad de este hombre...o de un cuarto...o de la mitad de un cuarto...no parecía que interesara a nadie hablar del hombre entero...



2 comentarios:

  1. Así ha sido siempre,los distintos carroñeros cogen del cadáver la carne que más les interesa y dejan allí la que no les gusta.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy todo son palabras de elogio...durante décadas Occidente no se interesó por la catástrofe del apartheid surafricano. Supongo que de no haber habido organización y, cómo no, liderazgos, aquel estado de cosas no se hubiera superado. Hoy todo se disfraza, la historia se relata al gusto del consumidor y no se cuentan ya las miserias del pasado. Lo peor que puede ocurrir a la memoria de Mandela es que le suban a los altares, y creo que ya están desde hace tiempo en ello.

      Eliminar