.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








domingo, 27 de octubre de 2013

Los innombrables ricos, a por todas







La gente de este país la tiene cogida con los políticos (supongo que con los profesionales, porque con estos pasa como con las putas, las hay de empresa y de libre dedicación) Pero con quienes debería encararse esa ciudadanía turbia que todo lo reduce a la mínima expresión a la hora de pensar y solo sabe hacer seguidismo de los partidos turbios es con la gente de la lista fotográfica incompleta. Dice el diario Público que dice la revista Forbes que solo treinta familias (30) se reparten la mayor parte de la riqueza del país. Algunas caras suenan más que otras. Las que suenan más es porque salen más que los gobernantes, y celosos de que estos no den en el clavo en sus gestiones (en las gestiones que el gran capital desea)  suelen hacer declaraciones más acertadas (para sus intereses) que los elegidos en las urnas. Los que salen menos de esas familias no es porque se dediquen solo a sus negocios (los que salen más también) sino porque probablemente sean más zoquetes a la hora de dar la imagen en la tele o en la prensa. Yo creo que en realidad aquellos de estos grandes empresarios que salen haciendo declaraciones casi todos los días es porque quieren otra cosa. Saben que apenas hay frontera entre sus intereses y los que de quienes gestionan (es un decir) el país, del mismo modo que la gente cada vez ve menos diferencia entre al partido del gobierno y el partido mayoritario (hasta ahora) de la oposición. Saben que la democracia es ya recuerdo, fachada para presentar una tradición liberal y moderna de Europa, y que probablemente no quede mucho para que se hagan innecesarias las elecciones. ¿Quién iba a conocer mejor que ellos los entresijos de ese monstruo llamado macroeconomía? Si la macroeconomía ha sustituido a la economía común y, consecuentemente, a la democracia, ¿no sería mejor que abierta y contundentemente dirijamos también nosotros el país desde sus instituciones y administraciones varias? Eso deben estar madurando. ¿Para qué un partido único o un bipartidismo si ellos tienen el poder verdadero? Los innombrables ricos no son tan innombrables. Ellos solo se bastan para desplegar la alfombra roja. Están donde están desde hace tiempo. Dentro de poco dirigirán directamente los ministerios, las administraciones taifas y los puestos de pipas. Después de todo, puesto que entre ellos y los acólitos del PP están robando el país a los españoles, privatizando todo lo habido y por haber, ¿qué de extraño tiene que caigan de plano, pues ya lo están de pleno, sobre todos los resortes de control político, económico y social? Supongo que con la inestimable ayuda y bendición de la Santa Madre Iglesia (que sepamos, desde esta no se oyen voces que denuncien la tiranía de los grandes innombrables de la riqueza, y me baso en ello para hacer el comentario) que es una institución que siempre aparece en la sombra porque su reino no es de este mundo, pero que hay que ver cómo se apunta a la lista invisible, paralela e inescrutable (en este caso del Señor habría que añadir) de la Forbes. Aunque no se la cite. 



(La fotografía está tomada de Público)


15 comentarios:

  1. Tu post es una gran definición de lo que es la oligarquía.
    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, una aproximación; pero es la foto, la foto sobre todo la que define la sociedad de castas que vivimos. Nada nuevo, por cierto, pero a estas alturas exageradamente sangrante. Saludos.

      Eliminar
  2. ¿Cual sería la manera de sacar a estos gobiernos del poder?, ¿alguien tiene
    una idea?, ¿es posible?, ¿si, no?, ¿podemos hacerlo?, ¿como individuos, como grupo?, ¿es imposible?, ¿todo está atado y bien atado?, ¿somos esclavos, somos libres?, ¿hemos llegado al punto de no retorno?, ¿nos manejan psicologicamente con ingeniería social?, ¿nos manipulan? y lo más importante: ¿tenemos la posibilidad de salir?.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo se me ocurre decirte: yo me hago las mismas preguntas. Se me ocurren algunas respuestas, pero basándose en experiencias fracasadas del pasado. Y respuestas nuevas, teniendo en cuenta el nivel medio del español medio, se me hacen utópicas e inalcanzables. Pero es sano hacerse ya esas preguntas, y de alto nivel de conciencia personal, Tula. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Quiero matizar mi inclusión de la Iglesia junto a esa gente lejana de la foto. La Iglesia, tradicionalmente, ha sido un pilar fundamental de la oligarquía, en nuestro país y en muchos otros. Aquí, absolutamente axial. Y con doble poder: el económico y el de influencia social. Puede que en términos de inversiones modernas empresariales no se encuentre en el mismo ránking que los grandes empresarios. Pero sigue poseyendo una amplia propiedad de bienes, medios, inversiones, etc. que si se cuantificases y cualificasen seguramente nos asombraríamos todos. Siguen siendo verdaderos propietarios y poderosos en la sombra (y no tan en la sombra, no hay más que ver cómo marcan, condicionan, influyen y dirigen parcelas de los sucesivos gobiernos que ha habido en la democracia española) Así, que ruego se interprete mi cita sobre la inclusión de dicha "empresa multinacional" junto a las familias "grandes" en este sentido. Simplemente, para que nadie piense que solo exagero o saco la planta del tiesto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy con el hecho de que es así. Son una multinacional.
      un abrazo.

      Eliminar
    2. La más antigua, anterior a las formas de producción y financieras capitalistas, jaj.

      Eliminar
  4. Acuerdo total. Siempre me cabreo cuando se habla de los políticos como responsables de la situación. ¡No señor! Son los financieros, que mediante regalos y amenazas han conseguido que los políticos sean los mayordomos de los financieros.

    El capitalismo nuevo ha llegado a tener una hegemonía, sin derramamiento (aparente) de sangre que está orgánicamente detrás del empobrecimiento de cada persona del mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincidimos. Estoy harto de que s eles conceda más responsabilidades y más culpabilidades a los políticos que a otros sectores que andan detrás decidiendo. Ahora bien, cierto que los políticos son culpables de ser subsidiarios, de aceptar una responsabilidad segundona respecto a los poderes fácticos, de no incidir lo suficiente en la democracia, de dejarse pringar con dinero, prebendas y cargos, etc. Pero las críticas hay que matizarlas siempre. Al repetir que los políticos son los malos no se critica el por qué sino que se demoniza a un sector que está ahí para la gestión pública. ¿Lo iban a hacer mejor los banqueros, los militares, los clérigos, los tecnócratas, etc.? Este país es lamentable en mentalidad. La ciudadanía tiene un nivel francamente estrecho y poco crítico, la mayoría solo sabe repetir muletillas de moda. ¡Que no es nuevo! Es la continuación de aquellas frasecitas de antaño: Muy bien con Okal, que te fagorices, etc.

      Hegemonía por una parte y golpe de estado a las instituciones democráticas por otra. Y en esta línea de dejarse meter el gol por los políticos es por donde debemos enfocar el argumento y el cuestionamiento, ¿no crees?

      Salud y bienvenido.

      Eliminar
  5. No,no estoy totalmente de acuerdo. los políticos se prestan voluntariamente a servir a los imperialistas, ellos saben lo que hacen y sueñan con ser candidatos en ese imperio. Ningún político sano , alguno realmente vocacional, de esos que no existen porque es muy difícil amar a patria alguna cuando se tiene por prioridad el dinero,se dejaría manipular y con ese comportamiento,sentaría unas bases para un posible cambio, pero me temo que pronto lo crucificarían y harían con el una versión contemporánea del nuevo mesías, redentor del mundo.

    Ellos también morirán, ningún dinero les impedirá ser esqueletos o cenizas contaminantes.

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, dejemos una puerta abierta al pelaje de todos los que entran en la política. Y primero diferenciemos entre gente de base que hace política muy honestamente (llámalos militantes o lo que quieras) y los profesionales que no hagan buena política. No podemos meter a todos en el mismo saco, simplemente porque los hechos son así. Otra cosa es que aquellos políticos que más cortan el bacalao, que influyen y controlan más resortes de poder, hagan políticas nefastas. Pero la pelota habrá que reenviársela también a la ciudadanía, ¿no?, que es la que los elige. No sé, creo que hay que distinguir antes de demonizar a un sector que, si bien se merece grandes y contundentes críticas, tendemos a sentenciar la necesidad de la gestión. En el franquismo el sistema condenaba lo "político".¿Vamos ahora a caer en el error de escupir al cielo o tirar piedras contra nuestro propio tejado? OJo, ojo, ojo. Un abrazo.

      Eliminar
  6. La Iglesia es hoy lo que es gracias al fascismo. Desde Mussolini a Franco, desde el propio Vaticano al nacional-catolicismo español, siempre buscando mentes infantiles a las que adoctrinar y entregar lobotomizadas como mano de obra esclava al poder económico.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cierto modo. La Iglesia bebe de aquellas concesiones de la dictadura, pero su rictus autoritario viene desde siglos, reside en el propio poder que ha ejercido, va en la quintaesencia de su conformación. No, su eje no es el Evangelio o el mensaje de su profeta, por mucho que de boquilla lo digan, o cristianos honestos lo invoquen. El corazón de la Iglesia, que es y sobrevive por ser institución, ente organizado, es precisamente el Poder. Viene de atrás, tal vez desde siempre. Pero sí, mientras la gente se deje tratar como mente a lobotizar, mala cosa. Pero desde el momento que dejamos que reciba el dinero y las prebendas que recibe desde el poder de un Estado supuestamente laico la sociedad está involucrada. Lo permitimos, somos irrresponsables por no pedir cuentas y no acabar con privilegios.

      Eliminar
  7. Fackel,en el mismo saco ya no caben más.En cuanto a la ciudadanía no hable de ella, pero si, son los que tiene mal ojo a la hora de elegir, es un pez que se muerde la cola.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero conociendo el terreno de fango en el que nos movemos, debemos andar con tiento y enderezar los pasos, ¿no crees? Siempre activos, cada cual sabrá cómo.

      Eliminar