.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







lunes, 28 de octubre de 2013

El grisú siempre es rojo




grisú

grisú

grisú
grisú
grisú
grisú
grisú
grisú
grisú
grisú




¿os enteráis?
el grisú siempre es rojo
siempre






18 comentarios:

  1. Triste verdad, y que aún existan estos modelos de trabajo. Ahí abajo me gustaría ver a los devoradores de caviar, a principes y banqueros, ahí abajo con el pico y con la pala, sudorosos... Me los imagino con la lengua azul. El caviar siempre es azul...
    Esta entrada tuya es arte, a mi me conmueve y me consuela porque me hace sentir parte de.... Gracias...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sonia, por tu sensibilidad. Siempre me pareció que las muertesr en accidentes laborales son efectos del terror del sistema. Que nunca son accidentes del todo. Ya ves, otros los tienen cazando elefantes o esquiando o estrenando un modelito de automóvil. Sobran palabras.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Tristísimo. Sólo las almas negras como el carbón no se han dado cuenta que el grisú es rojo como la sangre de los mineros.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El carbón como materia es más digno que las almas negras. Y mira que hay almas negras, ya lo creo.

      Eliminar
  3. Si solo fuese el grisú. La sangre se vuelve roja cuando entra en contacto con el oxigeno, mientras recorre nuestro cuerpo envasada en las arteria es negra, tan negra como el carbón.
    Los que pretenden ser de sangre azul son alienígenas, seres que evitan sangrar por no sufrir la decepción de ver que son tan mortales como el resto.
    Si, amigo, el trabajo mata, mata tanto como el terrorismo y deja víctimas sin homenaje.
    Pero ya se sabe, esta sociedad de suciedad perenne, se desentiende de todo aquello que no tenga un valor mediático lo suficientemente agresivo como para llenar periódicos y captar audiencias.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay gente para la cual la sangre es un elemento invisible, como las necesidades colectivas o la honradez...que no se quieren ver. Por supuesto que el trabajo mata, directa, indirecta o circunstancialmente, digamos. ¿Dónde está en estos casos ese entre siniestro que hace política ultra en base a las que fueron un día víctimas del terrorismo ultranacionalista? De todos modos, al calificar los llamados accidentes de trabajo debemos conocer muy bien el tema. Incluso con medios aplicados también se producen por fallos personales de incumplimiento de los afectados, cuidado. Pero otras veces es porque no se han realizado inversiones o enfoque de una explotación o una producción que ponga al mismo nivel la seguridad de sus trabajadores con la obtención del producto. No obstante mucha gente es consciente del tema. De los mass media puedes esperar de todo, pero hay quien lo trata mejor. Por ejemplo, me ha sorprendido que hoy El País saque una página contando a grandes rasgos la personalidad de todos y cada uno de los seis mineros fallecidos. Habrá quien vea en ello sensacionalismo solamente. A mí me ha parecido que teniendo en cuenta que en este país solo salían reseñas hasta hace poco de guardias o políticos víctimas del terrorismo ultranazionalista o bien de gente de la jet a la que le pasaban desgracias por sus excesos, que salga una gaceta de los mineros individualizada es un gesto. Quiero ver las cosas en positivo, Gene.

      Eliminar
  4. mira Fackel, por estas tierras están propagandizando desde el gobierno frenteamplista las ventajas de la minería a cielo abierto, es decir de la tropelía y saqueo a luz del día
    .
    si existen pocas explotaciones mineras en mi país, y los socabones no tienen los riesgos que amenazan a tantos obreros del mundo, no es óbice para que no sienta un dolor mayúsculo cuando se pierden vidas tan inútilmente, por falta de previsión, por falta de inversión, por falta de inspección...porque todo es evitable en términos de accidentes
    .
    un abrazo y mi solidaridad
    PD el gobierno del que te hablo en mi país, es el que yo elegí (¡jolín!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que la minería a cielo abierto sea la solución; a raíz de la tragedia del otro día ya hay quien saca el tema. Eliminas un problema y abres la caja de pandora de otros...Lo de los gobiernos que se votan con buena fe...un verdadero problema para los votantes. ¿Seguirás creyendo en ellos a pesar de? Cambian el rumbo ante las circunstancias. La barca de los cambios radicales se estrella contra la vida cotidiana...de los objetivos y límites de la política-economía-presiones, etc. Un abrazo.

      Eliminar
  5. No hay dinero en el mundo para pagar un trabajo así y, sin embargo, cualquier analfabeto metido a político gana más que un minero. Asco de mundo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no tiene que bajas a seiscientos y pico metros, ¿verdad? Asco, sí.

      Eliminar
  6. Las energías limpias existen, Tesla nos señaló y legó inventos para aburrir, pero la pela es la pela, con sangre o sin ella.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Evidentemente, Tula, así es. Aunque no es tan sencillo cuando nos vemos inmersos en sociedades complejas donde para beneficiarnos de una manera también nos perjudicamos por otra. Un planteamiento racional de las energías limpias no puede ser llevado a cabo por un sistema que se basa en máximo beneficio con mínimo de coste. Y que piensa en dividendos de sus empresas más que en el servicio al ciudadano. Compleo, muy complejo.

      Eliminar
  7. La predilección que tengo por ese color desaparece de pronto en la oscuridad de sus matices.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo. Ya sabes que desgraciadamente todos los colores se desvirtúan -o se exaltan, según- en la utilización de los mismos como simbolismo. En este caso, los matices nos llevan a doble lectura. Míralo por otro lado.

      Eliminar
  8. El color es lo de menos, lo miro por el otro lado y en efecto, es un rojo violento, casi tanto como el rojo de la bandera que representa este dañado país. un saludo amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf...Descendamos de la metáfora antes de que nos obnubile un color, jaj. Abrazo.

      Eliminar
  9. El grisú es rojo, de sangre y de ira, es sinónimo de impotencia, de viudedad... y que vuelva a ser noticia es doloroso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese grisú engendra otro grisú social.

      Eliminar