.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








miércoles, 9 de octubre de 2013

Historia de España








Aunque las imágenes lo dicen todo, por si acaso se adjunta enlace:
http://politica.elpais.com/politica/2013/10/09/actualidad/1381322308_843838.html


24 comentarios:

  1. No dispongo de tiempo para ir al enlace. La imagen resulta tan real como la realidad de saber que soy el producto de toda esa desgracia.... y no paro de pensarlo. Si no hubiera habido una guerra civil, si el primer marido de mi madre no fuera uno de esos esqueletos, si mi padre no hubiera sido encarcelado, si mi hermano mayor no hubiera muerto por accidente a los seis meses de ser engendrado dentro del vientre de mi madre, habida cuenta que ella solo planeaba tener un solo descendiente, solo UNO que ya demasiados desgraciados nacían para ser carne de cañón, influenciada seguramente por el pensamiento de su padre, fusilado en la primera cuneta del camino, repito, de no haberse conjurado tan tristes avatares, servidora no habría sido engendrada. Así de dolorosamente inhumana e indiferente resulta la vida, y lo escribe una vida feliz, supuestamente, visto lo visto. Insisto, el sembrador convencional lanza la mies "al tururu", luego el cáos se refleja en su acción. A partir de ahí..... cualquier cosa, incluidas cosas como las que nos muestra la imagen. ¿Emociones? Todas, pero en silencio, en el silencio de mi soledad voluntaria. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida es una lotería y me digo a mi misma que vaya una suerte ir a tocarme a mí, producto de un montón de hechos que fueron sucediendo a lo largo de los tiempos. A veces, y a pesar de que uno hubiese preferido otro pasado menos doloroso, todo ello ha propiciado que estemos aquí. Supongo que la cosa es no sentirse responsable en absoluto del pasado porque nosotros no lo hicimos, y mirar de ser felices ya que tenemos la oportunidad que otros no han tenido. Tal vez darle la vuelta a la forma de mirar y quedarnos en que estamos aquí y ahora, con esa posibilidad de respirar la vida y disfrutar de lo hermoso, sin dejar de mirar y luchar contra las injusticias. ¡Salud y abrazos!

      Eliminar
    2. Paradojas análogas las tenemos más gente en nuestro haber. Yo también soy producto de aquella terrible circunstancia, por decirlo de manera fría. Gracias por tu emotivo y vertiginoso testimonio, MJota.

      Eliminar
    3. Así es, Sonia, la vida siempre es avatar. Pero en determinadas circunstancias complejas y que rompen esquemas de convivencia todo se complica. No obstante, hay que asumirlo y algunos, muchos, estamos aquí por ciertas desgracias, mientras que otros no pudieron estarlo o perdieron a seres íntimos por las mismas felonías de la violencia.

      Eliminar
  2. Solo espero que a pesar de todos los impedimentos se siga luchando por recuperar esas historias silenciadas, esos nombres y los restos de tantos que lo han dado todo por defenderse en una guerra propiciada por un golpe de estado fascista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también anhelo que fuera así, pero visto lo visto, poco confío en la capacidad de nuestra sociedad para afrontar de frente las cuentas pendientes. No obstante, salvo a todos aquellos que se preocupan por restaurar el reconocimiento y los puntos de la verdad y de la justicia sobre las íes de la convivencia sincera.

      Eliminar
  3. Sigo horrorizándome con la capacidad que tenemos los humanos de causar tanto dolor, tanta muerte en nombre de cualquier excusa, porque matar a sangre fría nunca es ni necesario ni justificable. La tortura y el dolor que algunos mal llamados seres humanos son capaces de llevar a cabo en frío y de forma calculada es algo que no alcanzo a comprender y me sorprende y preocupa, porque a pesar de todo, las malas historias se repiten a lo largo de los años. Ojalá nunca tengamos que soportar algo como los pobres que salen en la foto,. ¡Pienso tantas veces en personas hermosas, idealistas que nunca hubiesen matado una mosca, y que en un momento sus vidas les fueron arrebatadas junto a un muro, en la noche oscura! ¡Pienso en el sinsentido de esos asesinatos y lo solos e impotentes que debíeron sentirse, sin posibilidad de escapar! Me duele tanta barbarie...¿Aprenderemos algún día a ser personas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto todo, todo lo que dices, Sonia. Ojala. Solo un matiz: aquello tuvo nombres y apellidos en cuanto a hechos, individuos, objetivos y banderías. No fue porque sí. Alguien -unos conspiradores, una determinada clase, un sector amplio de la fuerza bruta, etc.- lo propició y por efecto autodefensivo de otra sector de la sociedad legalmente constituido enel Estado republicano votado democráticamente se produjo el estallido de la guerra. Y la crueldad que vino después y que duró décadas. Todo tiene nombres y apellidos. Y valores y también ignominias.

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo. El problema es que hoy nos gobiernan los nietos de aquellos que se levantaron en armas y no tienen ninguna intención de remover la historia ni permitir cerrar heridas, y mucho menos pedir perdón porque siguen creyendo estar en posesión de la verdad. Hace poco escribí un post "Testigos de la Historia" en mi blog, que toca un poco estos temas. Y hay un libro que me gusta mucho de Almudena Grandes, El corazón helado, que con gran maestría refleja aquellos tiempos. Y de Julia Navarro, Díme quién soy, también me pareció magnífico. ¡Abrazos!

      Eliminar
    3. Eso, Sonia, es hablar con propiedad, con nombres y apellidos, gracias por matizar. Así lo veo yo también. La larga mano de la paz de los cementerios ha llegado hasta nuestros días. Me pasaré a ver tu post. Buen descanso sabatino.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Y del mundo cercano llamado España, que no ha sido tan idílico como los imbéciles o los interesados lo han pintado.

      Eliminar
    2. Yo misma tuve un tío abuelo desaparecido...y eso que en Mallorca "no había pasado nada".

      Eliminar
    3. Sí pasó, sí, que yo lo sé. En los territorios donde triunfaron enseguida los alzados contra la legalidad pasaron muchas más cosas alevosas y crueles que en otras zonas. Léase Castilla, Navarra, etc.

      Eliminar
  5. he llorado una y otra vez, los relatos de ancianos que cuando niños padecieron la muerte de sus padres, hermanos, tíos, vecinos
    he llorado, pero al franquismo que aún está insuflado en media España, ni se inmuta
    .
    he llorado la historia de Pucho Boedo, con padre y hermano muerto por la horda fascista, pero en Galicia triunfa el silencio
    .
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tú percibes eso desde Uruguay, hermano, imagínate cómo lo vivimos algunos aquí. Pero tienes mucha razón, el neofranquismo (de neo poco, es el de siempre) está en la esencia mediocre y analfabeta de una de las dos Españas. Por cierto, esta misma tarde he tenido que soportar a un hombre de edad y cuyos negocios le van fatal por su propia incompetencia y deshonestidad incluso con gente de su gremio empresarial, he tenido que aguantar que pusiera como ejemplo al dictador asesino, a quien el gran León Felipe le llamaba en un poema "Sapo iscariote y ladrón", y no eran meros insultos. Naturalmente le dejé con la palabra soez en la boca y me marché. A la actitud de este tipo que me hacía el comentario le llamo ignorancia y maldad, ya sabes, la ecuación perfecta de la barbarie humana.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. En Galicia no triunfa el silencio, al menos en lo que atañe a este tema, ya no tanto.
      Las investigaciones y publicaciones sobre los nefastos acontecimientos de la guerra civil están siendo cada vez mas numerosas, Aunque ya se sabe, no es nada fácil reconstruir los hechos sobre cenizas, miedos, presiones etc.
      Cada vez son menos los testimonios vivos pero aún así va saliendo a la luz esa parte de la historia que está todavía por reconstruir.

      Eliminar
    3. Gracias por matizar, Azulgris. Claro que lo ideal sería no osolo que la historia se reconstruyera o se reconociera (esto sería el no va más) Sino que se asumiera. Eso sería la conciencia en su lugar, que diría Tula.

      Eliminar
  6. La conciencia Fackel, la conciencia es lo único que nos puede equilibrar como humanos y de esta estamos faltos, muy faltos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La conciencia con nombres y apellidos siempre, Tula. Para que no se la lleve el viento o los interesados. Salud y un abrazo.

      Eliminar
  7. La verdadera tragedia de todos los errores, históricos y personales, es que no hayamos aprendido nada. Y se puede aprender bien poco de una verdad oculta o manipulada. ¡Qué no decir de una verdad enterrada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo es, ya lo creo. Algo nos desvía siempre en algún momento en que parece que la luz se impone de la conciencia. Y la convierte en lo efímero, pero contagia nuestra pequeña historia del vivir.

      Eliminar
  8. Solo son huesos,faltos de carne
    recuerdos permanentes en la memoria viva
    esqueletos, solo huesos
    que antaño respiraron sueños
    El viento espera sacudir el polvo
    en sustratos guarecido. Solo huesos.
    Y esperamos .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero los huesos también hablan
      pero los huesos también saben
      perlo los huesos también añoran
      poner el reconocimiento de las cosas en su sitio
      no tanto por los muertos
      sino por la reconciliación de los vivos
      tan pendiente.
      Y esperamos.

      Eliminar