.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








miércoles, 8 de mayo de 2013

¿Hasta cuándo, Catilina...?

















Leído en La Vanguardia: 




El catalán de la Franja se denominará LAPAO en Aragón

El parlamento aragonés votará este jueves la ley de lenguas que da el nuevo nombre a la lengua catalana



La cámara parlamentaria de Aragón votará este jueves la ley de lenguas que da al catalán el nombre de lengua aragonesa propia del área oriental (LAPAO) y al aragonés, lengua aragonesa propia de las áreas pirenaica y prepirenaica (LAPAPYP).

etc. etc. etc.


¿No tienen nada más importante que hacer los señores de las  Cortes Aragonesas de hoy día? Suena a ridículo y patético y todas las esdrújulas que quepa aplicar. ¿Y a qué viene esa actitud vergonzante y ocultadora sobre unas lenguas históricas que se hablan en determinadas zonas del hoy llamado Aragón? Esto me recuerda lo del concurso que hicieron los gobernantes durante los primeros años del franquismo para encontrar un nombre sustitutivo al coñac. Paso anécdota.


http://machadoencollioure.blogspot.com.es/2013/02/pongame-un-jerinac-por-favor.html



Me uno a la voz de Francesc Cornadó, menos explícita, y sobre todo a la de un Cicerón que no aparece por ninguna parte para darnos satisfacción a los que estamos cada vez más hartos de tonterías.

http://francesccornado.blogspot.com.es/2013/05/ciceron.html


Quosque tandem abutere, Catilina, patientia nostra .

 ¿Hasta cuándo, Catilina, abusarás de nuestra paciencia?

Marco Tulio Cicerón


Un ejemplo más de un país que riza el rizo mientras tantas cosas (y personas) se van a la mierda.



14 comentarios:

  1. Gracias por traerla... no hay otra "igual".
    besos, Fackel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que tenga que salir un castellano a opinar y una andaluza a ratificar...Qué país, Mikelarena, qué país. Como diría uno que yo sé, estas cosas son del género bobo. Cada vez me ratifico más en la necesidad de que todos usemos la lengua que sea para llamar "al pan, pan, y al vino, vino"

      Gracias, Sofía.

      Eliminar
  2. Je, je... Yo hace tiempo que tomé la libertaria decisión de utilizar mi propia lengua: el VALMDUV. Es práctica y fácil de entender, especialmente cuando de políticos se trata. A pesar de su punto escatológico, practicado con sentido del humor e inteligencia no cabe duda de que el VALMDUV (Váyanse A La Mierda De Una Vez) es una lengua con mucho futuro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, sí, Fernando Fernán Gómez y Labordeta eran catedráticos en ejercicio. Y quien más o quien menos somos duchos en su sintaxis. Es una lengua con sus variantes vernáculas. Algunas muy explícitas y otras más remisas y concentradas, tal como: váyase a tomar por...O bien: piérdanse en el infierno, esta última menos usada pero que conviene rescatar, porque la gente a la que podemos dirigir la expresión se cree que el infierno está para los demás y no para ellos y su planeta glamuroso y corrupto. Conviene usar tal idioma con tono de moderación para que el día que estalles tenga más eco y sorprenda su pronunciación, suscitando una acogida entre los tuyos que piensan lo mismo pero no se atreven a decirlo de aquesta manera. Un noticiario siempre fue un buen lugar para ejercitar y practicar, pero conviene apartarse de ese espacio crispante y pasar a la acción callejera. Soltarlo en una reunión pública, en un pleno municipal o al paso de una autoridad ungida y crecida en los votos de los tontos de rigor, puede ser el territorio apto para tal libertad de expresión de la lengua VALMDUV. Una vez que la practiqué me costó una reprimenda de la guardia urbana y en otro ocasión tuve que vérmelas ante los corchetes.

      Eliminar
  3. Amigo Fackel, se han vuelto locos de atar. Hace tiempo que colgué la toalla en eso de "lo identitario" Todas estas lenguas son un latín mal hablado, restos que provienen de la vagancia y la incultura, ¿por qué hemos de partirnos la cara por estos restos miserables?
    Como decía la copla: "haya cultura y prosperià" y que hablemos todo bien, con corrección, sin faltas y sobre todo que nos entendamos.
    Un abrazo.
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas veces me pregunto sobre la raíz "religiosa" de lo identitario, pero en todas sus manifestaciones. Y medito sobre las señas de identidad heredadas del pasado (a veces justificadas en el pasado) y sobre la necesidad de adoptar nuevas representaciones y lenguajes que aproximen y potencien.

      Eliminar
  4. Hablar bien es pensar bien, y al revés. La palabra hace el pensamiento. Palabra y pensamiento forman una simbiosis y un intercambio de nutrientes y parece que en esta cuestión ya se han puesto de acuerdo lingüistas y filósofos.

    A todo juego de palabrería, a la charla, al diálogo, al monólogo o al circunloquio en catalán lo llamamos también enraonar, es decir, poner en razón.

    No importa la lengua utilizada: catalán, sardo, castellano, napolitano o rumano, todas ellas son un latín mal hablado. Yo diría que las lenguas resultantes son el resultado de la pereza, del ahorro de fuerzas y de la simplificación. Todos tendemos a reducir el esfuerzo y en eso, la lengua no iba a ser menos, ocurres sobre todo cuando nos ponemos a teclear en el móvil, entonces llegamos a hacer una lengua tan esquemática como el lenguaje de los monos que se entienden con gestos, gritos y sonidos guturales.

    La ley del mínimo esfuerzo, no debe significar, sin embargo, una merma de calidad ni en la lengua ni en el pensamiento, sino todo lo contrario. Ya hemos podido comprobar que el ahorro ha dado buenos resultados. Esto lo han constatado tanto los poetas como los directores de cajas de ahorros, los primeros haciendo los versos más inspirados, concentrando la belleza con una utilización mínima de palabras, y los segundos dando, sólo, un vistazo a la cuenta de Pérdidas y Ganancias.

    Ya sea con ahorro o sin él, debemos construir frases y pensamientos con orden y sin afectación, como la arquitectura, poniendo los ladrillos bien trabados y aparejados, con orden para que se aguante el edificio. Si los ladrillos están mal puestos la pared sale alabeada o torcida y la frase puede salir así: Oferta, tenemos calcetines para niños de lana. O puede pasar que utilizemos materiales inadecuados: si compras dos chuscos te regalamos una rústica. Esto es el reflejo de un pensamiento desordenado.

    Cuando se utilizan materiales de importación para hacer cubiertas o ventanas puede que estos no se adapten a nuestra climatología y empiece a entrar agua y viento por todas partes. Puede soplar así: A pesar de las sanciones por overbooking las compañías de low cost han visto incrementado su cash folw.

    En nuestros idiomas se ha eliminado el juego de sílabas cortas y largas que tenían las lenguas clásicas. Esto ha sido por pereza y aquí no se escapa ningún idioma, ya que la pereza campa por todas partes, pues es más fácil pronunciar todas las sílabas de la misma longitud que hacer troqueos, yambos u otros pies.

    Ahora no hacemos hexámetros ni nos acompañamos con la lira, pero hemos hecho una métrica de sílabas unidimensionales con los recursos del acento y el diptongo que no está mal.

    De la pereza métrica salió el tetrástrofo monorrimo de Berceo y el soneto. Dante y Petrarca lo hicieron muy bien. Costa Llobera hizo versos magníficos recuperando, con la métrica perezosa, el verso clásico de Horacio, y Carles Riba levantó un monumento recuperando el hexámetro de Homero y Góngora, Quevedo y Lope hicieron verdaderos encajes de bolillos.

    Del latín mal hablado y con detritus de otras procedencias hemos hecho un patrimonio, y legítimo es preservar los patrimonios y los ahorros, pero también cabe cuestionarse si vale la pena tantas querellas y peleas para defender una herencia hecha de elementos deteriorados y restos de procedencias dispares.

    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado la expresión "enraonar". Si sirve para todo lo que señalas creo que la voy a incorporar a mi acervo. Aunque bien sabes que también la palabrería se utiliza para desviar la cordura, apartar del razonamiento y obligar al acatamiento. Pienso en los clérigos, los negociantes, los banqueros, los políticos (no sé por qué llevan la peor parte en estos tiempos, debe ser porque salen más en la foto y porque tocan más temas de todo aunque a veces no sea de nada)o al cual de cada familia que busque distraer al resto de los miembros para sus intereses.

      Tu idea del latín mal hablado me gusta, pero me alegro no obstante si ha dado lugar a diversidad y riqueza de léxicos, sintaxis y pronunciaciones varias. También en épocas del latín latín había latines de diversos escalones sociales. ¿Ha sido la lengua algo puro alguna vez? ¿O como mucho algo académico, más o menos perecedero?

      Ley de mínimo esfuerzo, ahorro lingüístico...pero no siempre van de la mano. Lo primero implica con frecuencia solo eso: abandono, apartamiento, poco incentivo al pensamiento y la razón. Entiendo el ahorro lingüístico si en su síntesis preserva e incluso favorece la rapidez de comprensión, transmisión y divulgación que genera nuevo ciclo de análisis y expresiones. Está por ver la ley del móvil o del washap lo que da de sí y en qué direcciones. De todos modos mi experiencia personal con el ordenador es positiva. Me ha incentivado más que cuando escribía con boli. ¿O soy yo y mis exigencias expresivas particulares las que estos últimos años me han potenciado e incluso gratificado?

      Dices: "...pero también cabe cuestionarse si vale la pena tantas querellas y peleas para defender una herencia hecha de elementos deteriorados y restos de procedencias dispares". Pues sí, habría que preguntarse tantas cosas, teniendo en cuenta además que una lengua generalizada en el planeta cala cada vez más con todos sus efectos. Pero prefiero quedarme con la visión positiva de lo que supone.

      Saludable jornada, Francesc.

      Eliminar
  5. La isla insalubre

    Es
    cierto, sí,
    desolado
    es el paisaje,
    la isla es insalubre
    y el valle es de lágrimas
    y las risas se van.
    Sólo sangre de gladiadores
    fuegos artificiales y juegos de pelota,
    bien organizadas las ceremonias
    para pisar la palabra y la libertad
    y todo el mundo pelea para llevar el agua a su molino.
    ¿Por qué tenemos que defender estos restos miserables?

    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu poema, tan fieramente hispano, y ese eco del cainismo que nos obsesiona...

      Eliminar
  6. Y los del Hospitalet del LLobregat,La Barceloneta y Can Tunis se llamaran Cunguitos...ele la grasia

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cunguitos? Me recuerda lo de conguitos...Pero no nos riamos del todo. Te cuento. Allá por principios de los 60 creo que hubo un conflicto en Congo y una de sus provincia, Katanga, se enfrentó con el líder Lumumba y se independizó, bueno no conozco bien todo el proceso. El caso es que hubo violencia y salía mucho en la prensa española el tema. A su vez, en este país de migraciones llamado España, se producían nuevas oleadas de andaluces, extremeños y castellanos al Norte. A Pamplona llegaron muchos hombres "con lo puesto", que era la frase ad hoc de los nativos de aquella pequeña capital. Como en un barrio de allí fueron concentrándose muchos de estos trabajadores al nombre autóctono del barrio le sobrepusieron el de Katanga. Saca conclusiones, que tiene tela el asunto.

      Eliminar