.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







miércoles, 8 de mayo de 2013

La araña de Job





















Una veces la vida era para Job campo abierto. Otras veces tenía muros y él la veía desde un rincón. Allí dentro la araña fue tejiendo su tela durante jornadas y jornadas. Él la dejó hacer. Contempló su obra. Admiró su ámbito de subsistencia. Observó su estrategia. Se dejó fascinar por su perseverancia. Nada parecía alterar las jornadas sucesivas de la araña. Y el anciano se entusiasmó. Y no obstante la hiel que le recorría las entrañas alabó para sí la complejidad de las manifestaciones de la vida. Que implicaban también aquellas menos deseadas de la muerte.  


(Imagen de Katarina Brunclikova)


4 comentarios:

  1. Amamos ese proceso que llamamos "vida", ese proceso que conlleva su extinción.

    Pero... ¡Y las veces que le sacamos la lengua!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿A la extinción? Todos los días y a casi todas horas, seguro. A muy poco vitales que nos sintamos. Hay que hacerla burla y corte de mangas, jaj.

      Eliminar
  2. Contemplar la realización de la telaraña desde afuera no tiene el mismo efecto que hacerlo atrapado por esos propios hilos...pobre Job. La realidad lo angustia y lo confunde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy biennnnn. Siempre tuve esa sospecha. Son dos miradas, pero ambas nos acechan.

      Eliminar