.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







martes, 30 de abril de 2013

La obscuridad de Job
















Job asoma sus narices a la noche y no ve la negrura simple que ven otros. En la obscuridad en la que está inmerso las figuras móviles han ido desapareciendo poco a poco. Y ya no reconoce muchas voces.



(Imagen fotográfica de Ralph Gibson)

2 comentarios:


  1. Siempre habrá quien distinga más, aún en la negrura. Es cierto que los ojos se habitúan a ver en ella, pero esta de la que hablas no es, no es y a mí me parece que más que negrura es soledad.
    Incluso diría un cierto olvido, no sé, acaso enfermedad.
    Gracias, Fackel.

    Ío

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, Ío. La negrura y el vacío hacen ver la fría claridad de las cosas. No hay como la inexistencia o la pérdida para ver, aunque de un modo tan maldito...y no sé hasta qué punto recuperable.

      Eliminar