La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







martes, 30 de abril de 2013

El frío de Job
















El frío que sentía no era debido ni a la desnudez ni a la desposesión. Era causado por la soledad del espanto. Algo que se asienta entre los días y que se soslaya para no perecer.



(Imagen fotográfica de Ralph Gibson)

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias por haberlo captado tan agudamente, Omar, gracias.

      Eliminar
  2. Me ha traído a la memoria una frase de Cioran que jamás olvidaré:
    "El vacío es el abismo sin vértigo."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni siquiera sin vértigo...Cioran privaba de las sensaciones, una de las mayores pérdidas.

      Eliminar